viernes, 1 de diciembre de 2017

Cambio climático, rehabilitación energética… ¿Qué está haciendo mal España?



(Dos informes sacan los colores a los responsables de implementar políticas para frenar el cambio climático y fomentar la rehabilitación energética de edificios)

El cambio climático está dando mucho que hablar en los últimos días. No, no nos referimos a la bajada de temperaturas ni a la esperada llegada de las ansiadas lluvias. Aunque estas circunstancias también sean consecuencia de lo primero.

El problema es que España vuelve a quedar en entredicho por su estrategia frente al cambio climático. Primero se publicó el Índice de Actuación Climática (Climate Change Performance Index) que elaborado por Climate Action Network (CAN) y GermanWatch. 

Índice de Actuación Climática Foto @GermanWatch

En este ranking, España ocupa el puesto 35 de 57 naciones en las que se ha evaluado el resultado de sus políticas para cumplir con los acuerdos internacionales de París de 2015, sobre disminución de emisiones contaminantes. 

Entre los países de la Unión Europea, España ocupa el puesto 20 de este ranking, solo por delante de Grecia, Polonia, Hungría e Irlanda. La otra cara de la moneda es para Suecia, Lituania, Noruega y Reino Unido que encabezan el listado de países más activos en sus políticas para mitigar el calentamiento global.

Por si esto fuera poco, unos días después se conoció el Informe del BPIE (Buildings Performance Institute Europe). Si hace tres años, el informe del organismo europeo daba un notable a la estrategia española de rehabilitación, en el último informe es un suspenso. España se coloca como una de las estrategias peor valoradas entre los países analizados en el último año (Croacia, Francia, Grecia, Hungría, Italia, Irlanda y Polonia).

 Informe de BPIE Foto @BPIE

Los datos de los dos informes ya son suficientemente esclarecedores de la situación de nuestro país y, desde luego, de su grado de ambición política. Porque es precisamente la voluntad de nuestros políticos la que nos puede sacar de este tan bajo nivel de acción frente al cambio climático y las estrategias de frenarlo.

Ni siquiera sabemos si los partidos políticos y los responsables de turno son conocedores de estos datos ni qué sienten al verlos. El informe del BPIE pone de manifiesto que pese a las sombras, hay iniciativas como BUILD UPON o GTR que son muy válidas para mejorar nuestras estrategias. Ahora queda que los gobiernos de las respectivas administraciones se pongan manos a la obra para implementarlas y seguir las indicaciones que estas iniciativas proponen. 
Solo de esta forma, España no volverá a ponerse colorada en las próximas evaluaciones de sus políticas en materias tan importante como la rehabilitación energética de edificios, la edificación sostenible y, en definitiva, la lucha contra el cambio climático.

 Un problema de todos, la voluntad de unos cuantos.

viernes, 17 de noviembre de 2017

¿Cómo aplicar la economía circular a los materiales de construcción?

(Porque es urgente el cierre del ciclo de vida de los materiales, o lo que es lo mismo: Sostenibilidad de la cuna a la tumba)

Green Building Council España (GBCe) es una asociación sin ánimo de lucro que aglutina a gran parte de la industria de la construcción, entre sus asociados figuran los principales fabricantes de materiales de construcción y cuenta entre sus patronos con los más importantes fabricantes de aislamientos, placa de yeso, morteros, etc…

Recientemente, en el seno de la asociación se ha constituido un Grupo de Trabajo por la Economía Circular que está integrado por sus asociados y que ha redactado un manifiesto con su posicionamiento sobre la situación actual de la economía circular en España y cuáles son las acciones necesarias para su fomento. 

El documento es muy interesante y merece la pena leerlo en su integridad. Se pone de manifiesto que en España, el ritmo de consumo actual está agotando los recursos naturales no renovables del planeta y poniendo en peligro el ciclo de reposición de muchos de los que sí se consideran renovables. En esta situación tiene mucha responsabilidad la construcción y el uso de los edificios que representan el 40% del consumo final de energía, el 35% de las emisiones de gases de efecto invernadero, el 50% de todos los materiales extraídos, el 30% del consumo de agua y el 35% del total de los residuos generados.

Según este informe, la incorporación de la Economía Circular en el sector de la edificación en España viene marcada por serias barreras, pero al mismo tiempo por grandes oportunidades. Una de las mayores dificultades viene motivada en el hecho de que dentro del sector aún no se ha asentado la idea de que la Economía Circular puede significar una ventaja económica. Además, la carga burocrática y la dificultad normativa que el uso de materias primas secundarias conlleva, junto con la falta de un marco legal claro y una estrategia a nivel nacional supone otra importante barrera.

Es muy importante por tanto que los fabricantes de materiales sean pioneros, como lo han sido en tantas otras iniciativas, en percibir estas ventajas, exigir una normativa que les ayude a cerrar el ciclo de sus materiales y que cuenten con una estrategia para llevarlo a cabo.

Conocemos muchos de ejemplos de empresas que están en ese camino. URSA, por ejemplo, fabricante de materiales de aislamiento trabaja porque sus productos y sistemas tengan cada vez mayor contenido de material reciclado y así lo atestigua el recientemente obtenido Distintivo de Calidad Ambiental de la Generalitat de Cataluña.




Distintivo de Calidad Ambiental Foto @URSA

GBCe propone una visión global de la Economía Circular alineada con el enfoque de la Unión Europea, que incluya todos los flujos vinculados a la edificación, como son los recursos naturales y residuos materiales, el suelo, el agua, el aire limpio y la energía. El informe repasa algunas particularidades del sector de la edificación respecto a algunos sectores económicos y constata que no se internalizan los costes ambientales de los productos, de los edificios ni del urbanismo. 



 Paneles aislantes de URSA con más de un 35% de contenido reciclado Foto @URSA

El estudio finaliza con la conclusión de que la Economía Circular y la Sostenibilidad tienen un mismo objetivo: asegurar las necesidades del presente, sin comprometer las del futuro. Un objetivo loable con el que desde Zona Confort nos alineamos.

viernes, 10 de noviembre de 2017

¿Desaparecerá algún día la factura de la calefacción?

(Casas que se calientan con un secador. Hablamos de Passivhaus)


Casas que se calientan con el calor de sus habitantes; viviendas en las que no es necesario abrir las ventanas, o donde la factura de la luz y el gas es cosa del pasado. ¿Es magia del futuro? ¡No, es una realidad y se llama Passivhaus!

La semana que viene, del 16 al 18 de noviembre, se celebra en Sevilla la 9º Conferencia Passivhaus con el objetivo de dar a conocer entre la población las ventajas de este tipo de edificación, entre las que cabe destacar la importante reducción de las emisiones de CO2 a la atmósfera. Y es que no debemos de olvidar que, sólo en Europa, los edificios son los responsables del 40% de las emisiones de gases de efecto invernadero.
En un momento en el que el Cambio Climático cada vez está más presente (sequía en España, lluvias torrenciales en Grecia, huracanes en EEUU…) parece fundamental reflexionar sobre otras formas de construir y vivir.

¿Qué es un edificio Passivhaus?

Passivhaus (del alemán casa pasiva, y en inglés passive house standard) es un estándar para la construcción de viviendas. No hablamos de un estilo de construcción en concreto (es posible su aplicación en cualquier tipología de edificio y diseño) sino de una forma de construir en la que el aislamiento térmico, el control de infiltraciones y la calidad del aire interior son pilares, y donde el aprovechamiento de otras energías alternativas como el sol, contribuyen a la reducción de la factura energética hasta convertirla en inexistente. "Los edificios Passivhaus consiguen reducir en un 75% las necesidades de calefacción y refrigeración. La poca energía suplementaria que requieren se puede cubrir con facilidad a partir de energías renovables, convirtiéndose en una construcción con un coste energético muy bajo para el propietario y el planeta", afirman desde la Plataforma Passivhaus en España.

Los cinco pilares del edificio Passivhaus serían:
1) Un excelente aislamiento térmico.
2) Ventanas y puertas de altas prestaciones.
3) Ausencia de puentes térmicos
4) Hermeticidad del aire
5) Sistema de ventilación mecánica con recuperación del calor

Para que un edificio sea  Passivhaus debe ser certificado. Por eso, en ocasiones, en lugar de hablar de Passivhaus hablamos de Edificios de  Consumo de Energía Casi Nula o nZEB (por sus siglas en inglés).

¿Hay edificios nZEB en España?


La respuesta es sí. Aunque hay menos de los que nos gustarían, la verdad es que en los últimos años se han comenzado a construir más y no sólo para uso institucional, ya hay edificios residenciales que apenas consumen energía –con gran satisfacción de sus usuarios–.

El primer bloque de viviendasPassivhaus en España está en Navarra y sus usuarios tan sólo necesitarían la potencia de un secador para calentar dos viviendas. Y pronto habrá muchos más. Para 2020 todo edificio de viviendas que se construya en la UE deberá ser nZEB. Los edificios públicos deberán cumplir estos requisitos para 2018.








viernes, 3 de noviembre de 2017

Señores de la banca, se acabaron las excusas



(UN ESTUDIO PONE DE MANIFIESTO QUE LAS HIPOTECAS A PROYECTOS EFICIENTES ENERGÉTICAMENTE SON RENTABLES)


Numerosos estudios sobre el sector de la rehabilitación en nuestro país señalan a la financiación como uno de los aspectos responsables de su falta de despegue y consolidación. Es más, los bancos suelen rehuir las invitaciones a participar en este debate sobre su “responsabilidad” en un sector como el de la construcción que tradicionalmente ha soportado un 20% del PIB de nuestro país.
Lo sabemos. La burbuja inmobiliaria ha hecho escarmentar a muchos y los bancos no han salido indemnes de este proceso y han visto cómo se ha disparado su cuota de morosidad. Pero, ¿qué pasa con las hipotecas a proyectos eficientes energéticamente?

Recientemente hemos conocido un ambicioso estudio financiado en el marco de los Proyectos Horizon de la UE. Este estudio, publicado en el marco de la iniciativa EeMAP, («Plan de acción de las hipotecas de eficiencia energética»), establece recomendaciones clave para la creación de un producto hipotecario en Europa para el uso eficiente de la energía en los edificios. 


Es más, el Libro Blanco de EeMAP establece las acciones técnicas necesarias para garantizar que los préstamos hipotecarios puedan respaldar la política sobre clima y energía de la UE y contribuir a los objetivos de rehabilitación de edificios. Y aún más, este informe presenta también indicaciones técnicas para recopilar datos que permitan a los reguladores financieros reconocer la disminución del riesgo en préstamos de este tipo. La idea es animar al sector financiero a entrar en el mercado de la rehabilitación energética, ya que este tipo de proyectos presenta un riesgo mucho menor y puede mejorar su calificación global.
 
Se han redactado cuatro informes pretenden demostrar la viabilidad y los beneficios de que los bancos financien mejoras en la eficiencia energética del parque edificado de la UE, que es responsable de más de un tercio de las emisiones de gases de efecto invernadero. Dado que las hipotecas representan alrededor de un tercio de los activos del sector bancario europeo, equivalentes a la mitad del PIB de la UE (7 billones de euros al final de 2016), los bancos pueden desempeñar un papel de liderazgo en los ambiciosos objetivos climáticos y energéticos de Europa, si los productos financieros reconocen y recompensan un mejor rendimiento energético.

Las hipotecas verdes son viables económicamente foto@ExpokNews

Estos estudios, muestran cómo podría funcionar una hipoteca de eficiencia energética tras examinar las prácticas actuales de hipoteca “verde”, sus indicadores de rendimiento, el valor como propiedad inmobiliaria y el impacto de la eficiencia energética en la reducción del riesgo del producto financiero. Seguiremos al tanto de este ambicioso proyecto, en el que va a colaborar Green Building Council España, responsable de realizar un estudio sobre la situación en España para conocer las necesidades de los bancos y otros actores financieros y definir las características nacionales propias de la hipoteca europea de eficiencia energética. Os mantendremos informados.

Puedes descargarte los cuatro informes de investigación del proyecto EeMAP.