viernes, 26 de diciembre de 2014

Ese frío que te recorre las espalda

(y te impide disfrutar de la cena de Navidad) 


¿Alguna vez habéis sentido un escalofrío en vuestra espalda? Como si una mano muy fría la recorriese de arriba a abajo y de abajo a arriba. Yo los noto cada vez que me toca cenar en casa de mi suegra en Navidad.

Noooo, no penséis mal (bueno, un poco sí). Este escalofrío del que os hablo no tiene nada que ver con mi adorada suegra, la madre de mi esposo, la futura abuela de mis nietos. La señora que me examina con  esos potentes rayos X que ella llama ojos, para encontrarme un fallo cada vez que me ve ("estás más gorda", "estás más flaca", "que mala cara", "tienes ojeras", "eso es que no descansas bien", etc., etc., etc.). La misma que después cambia la mirada a modo rayo láser para ajusticiarme por haberle robado a su "hijito del alma", para finalizar con el programa "te perdono la vida" y cederme el paso a su vivienda para disfrutar (ejem) de la cena.


Mi adorada suegra, la madre de mi marido, la futura abuela de mis hijos…
(Fotograma de la película La Madre del Novio)

No, no tiene nada que ver con eso…

El escalofrío del que os hablo es más físico, más mundano; es el que siente todo comensal que debe sentarse al final de una larga mesa, en el extremo más alejado de la cocina, en el sitio que está pegadito a la pared que da a la calle. ¿A que os suena?


La larga mesa de Navidad puede ser muy fría (Imagen: blog.hola.com)

Que levante la mano la persona que, en medio de la cena de Navidad, con la abuela rascando la botella de anís y el tío Paco cantando a voz en grito "Ande, ande, ande la Marimorena", no ha tenido que levantarse a por una rebequita (en el caso de las chicas, que en estas fechas nos ponemos muy finas) o un jersey (si eres un macho de pelo en pecho). Y todo porque, de manera inexplicable, en esa zona de la mesa la temperatura baja varios grados, ¿habrá que llamar a Cuarto Milenio? 
¡Tranquilos, la explicación es mucho más sencilla! Seguro que todos recordáis del colegio el porqué los globos aerostáticos vuelan: el aire caliente pesa menos que el frío y eso hace que se eleven. Bueno, pues eso es más o menos lo que pasa.

Cuando calentamos una casa con un aislamiento insuficiente o nulo se generan dos zonas diferenciadas: una superior, de presión alta, que hace que el aire climatizado y calentito se escape, y una zona inferior donde la baja presión hace que ese aire frío de la calle entre y nos enfríe los pies, la espalda. Pero es que, además, ese no es el único problema. Este trasiego de aire frío y aire caliente obliga a nuestras calderas y bombas de calor a trabajar más de la cuenta, por lo que el consumo de calefacción se dispara. Eso, por no hablar de los temidos problemas de condensación que llevan a la aparición de moho y otros visitantes indeseados.

Por aquí se nos escapa el calor. (Imagen: www.veranoinstalaciones.com)

¿Cuál es la solución? Evidentemente el mejor remedio es aislar la vivienda, evitando esas diferencias de temperatura y ahorrando en calefacción. En el mercado podemos encontrar materiales de alta calidad, sostenibles, eficientes y muy saludables con los que mantener nuestra casa en óptimas condiciones de ahorro y confort.
Es evidente que para estas fiestas no llegáis, pero ¿por qué no ir preparando vuestros hogares para celebrar unas Navidades más confortables y calentitas el año que viene? ¡Feliz Navidad!


lunes, 15 de diciembre de 2014

Navidad, Navidad...

(… sostenible Navidad)



El otro día junto al suplemento dominical del periódico, me entregaron un catálogo de regalos para estas navidades. Que sí, que viene muy bien contar con nuevas ideas para no acabar regalando la corbata de siempre al cuñado y la colonia a la suegra (sobre regalos a suegras podríamos escribir páginas y páginas enteras, pero me temo que no es el objeto de este blog).
Pues bien, que me pierdo dada mi naturaleza a la dispersión, este catálogo incluía una sección de ideas sostenibles para regalar (eso sí, en el papel couché de brillo y buen gramaje “no han escatimado”, pensé yo). Aún así, me hizo ilusión. Por una parte porque hemos asimilado el término sostenible a nuestro vocabulario de uso diario y, por otra, porque no traía las típicas propuestas realizadas en corcho o madera con la que otros años se solventaba la sección (navidades ecológicas, se llamaba hace unos años).
Y al final acababas comprando unos bongos de “perroflauta” porque estaban fabricados con materiales vendidos como ecológicos, aunque hubiesen talado 7 bosques y los hubieran transportado desde 13.786 kilómetros, para ver como tu cuñado te aseguraba que él prefería las corbatas de siempre.
Ahora no, ahora las propuestas son mucho más razonables e incluyen eso que las ONGs llaman comercio justo, un sistema comercial solidario y alternativo cuyo objetivo es mejorar el acceso al mercado de los productores más desfavorecidos y cambiar las injustas reglas del comercio internacional, que consolidan la pobreza y la desigualdad mundial. Es, además, un movimiento internacional formado por organizaciones de todo el mundo y al que nuestro blog Zona-Confort apoya firmemente. 


Intermon, por ejemplo, propone un catálogo de regalos que se adaptan a este sistema de comercio justo.
De entre todas las ideas que me han gustado, destaco aquellas que pueden contribuir a que nuestro hogar sea más confortable, sostenible y eficiente. ¡Toma nota!

Kits solares enchufables: Generan electricidad limpia para ser consumida de inmediato por otros aparatos eléctricos de la casa.



Huerto en casa: Porque la falta de espacio ya no es excusa para no tener un huerto en casa adaptado a nuestras medidas y necesidades. 


Purificadores de Aire: El mercado ofrece un buen número de soluciones para transformar nuestras plantas en purificadores del aire que respiramos en nuestro hogar.







Cargadores solares y despertadores de agua: En esta página nos ofrecen productos únicos para ahorrar energía de la forma más natural.


En definitiva, que buceando por la web encontrarás un montón de buenas ideas, ecológicas, sostenibles y sobre todo, originales.







No me resisto a dejaros también un último enlace con las recomendaciones de Greenpeace para preparar la cena de Nochebuena o la comida de Navidad de una forma mucho más respetuosa con el medioambiente. Puedes leerlo aquí

Eso sí, desde nuestro blog no queremos dejar pasar la oportunidad de desearos unas muy felices fiestas y que 2015 sea un año cargado de buenas noticias para todos los que apostamos por la sostenibilidad.

¡Felices Fiestas!

viernes, 5 de diciembre de 2014

Rehabilitar la fachada y mejora la eficiencia de tu casa

(además de ahorrarte un dinerito al final del año)


El otro día, navegando por internet encontré un artículo donde aparecía un dato que me dejó con la boca abierta, según el Instituto para laDiversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), una fachada correctamente aislada puede reducir el gasto de calefacción, ¡en un 35%!
Es más, el artículo ofrecía un ejemplo de lo más revelador, el de un edificio construido hace más de 40 años en Madrid y con una demanda anual de energía de 132 kWh/m2, o lo que es lo mismo, con gasto energético de 895€ al año por vivienda. Al rehabilitar la fachada del edificio aumentando su aislamiento en un 70%, se consiguió reducir el gasto de calefacción en un 35%, pasando de pagar  895€ a 585€, ¡más de 300 euros de ahorro por vivienda! ¡Es mucho dinero! Se me pusieron los ojos como dólares.

¡Con una rehabilitación de la fachada
se puede ahorrar hasta 300 euros por vivienda!
(fuente: cuadrantedeflujodeldinero10b.blogspot.com)

Y claro, me puse a pensar. En enero tenemos una nueva reunión de la comunidad de vecinos (una al año, que no hace daño) y entre los temas habituales –la vecina del 3º que fuma y tira las colillas por el patio de vecinos; el portero y las sesiones de cine comunitarias a costa de las cámaras de seguridad; las deudas del señor del 2ºD, etc.– a lo mejor este año podemos volver a sacar a colación el tema de la rehabilitación de la fachada. Es más, éste puede ser el mejor momento, ya que ahora el Ministerio de Fomento ha sacado su programa de Fomento de la Rehabilitación Edificatoria.
Parece que  bajo el lema, Si mejoras tu edificio mejoras tu vida, el Gobierno quiere acercar a los ciudadanos información sobre los aspectos básicos de las ayudas para la rehabilitación de edificios, incluidas en el Plan Estatal 2013-16.

Imagen de la página web del Ministerio de Fomento
 (fuente: www.fomento.gob.es/rehabilitacion/)

El Gobierno espera que con este plan, que tiene un presupuesto de 418 millones, los propietarios de  1,2  millones de viviendas construidas antes de 1981 se animen a llevar a cabo obras de rehabilitación y mejora sobre el confort y la eficiencia energética de las mismas. ¡A ver si hay suerte!
El Ministerio financiará hasta el 35% del coste de la actuación, con un límite de 11.000 € por vivienda a rehabilitar y de 30.000 € por vivienda construida en sustitución de otra demolida.
Yo ya me he metido en la página web (aquí os dejo la dirección: www.fomento.gob.es/rehabilitacion/) para descargarme tooooda la información que me haga falta y para enero les presento un plan completo al que no van a poder resistirse.

viernes, 28 de noviembre de 2014

Materiales de construcción y salud

(en casa respiramos tranquilos)


Recientemente leí un artículo en el que se afirmaba lo que para mí era obvio desde hace tiempo, que los materiales de construcción no son perjudiciales para la salud. Lo que en principio me hizo enarcar las cejas y seguir leyendo con poco interés, después me hizo profundizar y buscar más datos sobre la relación entre materiales de construcción y enfermedades graves como el cáncer.
Todos tenemos en la memoria la película protagonizada por Julia Roberts que narraba la historia de Erin Brockovich, la empleada de una modesta oficina jurídica que pese a su falta de formación se enfrentaba a la todo poderosa empresa Pacific Gas and Electric Company, a la que finalmente consiguió que condenasen por haber contaminado el agua potable con cromo hexavalente, lo que provocó numerosos casos de cánceres entre la población cercana a la fábrica.
Erin Brockovich y la contaminación por cromo hexavalente. (Fuente: landerdelcano.com)

Hoy en día, la actividad para el desecho de residuos de las empresas fabricantes de materiales de construcción está completamente regulada. También, afortunadamente, se han prohibido la mayoría de los materiales que resultaban nocivos para la salud, aunque todavía se pueden encontrar en edificios construidos hace años.
El “material de construcción” más tristemente conocido por los problemas de salud ocasionados era el amianto, muy utilizado como aislante térmico y por su gran resistencia al fuego. Es un material fibroso que desprende pequeñas partículas que pueden penetrar en los pulmones, pudiendo causar cáncer de pleura, pulmón, laringe, ovarios o fibrosis pulmonar. Aunque su uso como aislante hoy en día está prohibido (en España se prohibió en 2002), la Organización Mundial de la Salud todavía estima que hay unos 125 millones de personas expuestas a este material en el lugar de trabajo. Lo que provoca, según la OMS, más de 107.000 muertes anuales por cáncer de pulmón.
Otros materiales potencialmente cancerígenos son los PCB, ya prohibidos, pero utilizados en su momento por sus propiedades aislantes en numerosas aplicaciones. Se ha demostrado en animales que son cancerígenos y se considera muy probable que tengan los mismos efectos en los seres humanos.
La creosota es otro de los compuestos de la lista negra. Utilizada sobre todo como protector de la madera, es un producto clasificado como carcinógeno.

Todos los materiales aislantes son salubres. (Imagen: Ursa.es)
Lo que sí ha quedado claro tras nuestra investigación es que todos los materiales que hoy en día se usan para el aislamiento y la construcción de edificios son completamente salubres y no afectan en ningún caso a la salud de sus ocupantes. Lanas minerales, XPS, etc… son materiales completamente sometidos a estudios y ensayos que garantizan su salubridad.
Incluso los conductos de aire acondicionado, ya sean de chapa galvanizada o lo realizados con paneles de de lana mineral, en cuyo caso el propio panel es aislante, cuentan con el correspondiente certificado EUCEB, que garantiza que no son productos cancerígenos. Los ensayos de erosión y arrastre de partículas a los que se someten según la EN 13.403 muestran despreciables desprendimientos de fibras y además disponen de tratamientos antimicrobianos.

Los conductos realizados con paneles cuentan
 con el certificado EUCEB que garantiza su salubridad
(Fuente: Ursa.es)
La lana mineral, por ejemplo, es por definición inorgánica y no supone un soporte nutritivo para la proliferación de organismos, pero pueden depositarse restos de materia orgánica provenientes de la aspiración del equipo, por lo que el tratamiento antimicrobiano es de gran utilidad.
En definitiva tenemos que tener confianza en los materiales de construcción con los que aislamos nuestros hogares, no solo no son peligrosos para nuestra salud, sino que tienen la capacidad de ofrecer múltiples ventajas que redundarán en el bienestar de los inmuebles que han sido aislados.

viernes, 14 de noviembre de 2014

Aire caliente, corazón contento

(Consejos para una buena climatización en invierno)




Con la llegada del frío es muy habitual encontrar por internet infinidad de artículos sobre el mantenimiento de los equipos de calefacción y aire acondicionado. ¡Es una moda y nosotros queremos sumarnos a ella! 
El año pasado nos deteníamos en unos consejos esenciales para mantener la casa caliente y aislada en invierno (más allá del indispensable aislante, se entiende): la calefacción a 21º; burletes en puertas y ventanas para evitar pérdidas de calor; la manta en el sofá, la alfombra en el suelo y las cortinas en las ventanas, etc.
Este año queremos detenernos en algunas claves para el mantenimiento básico de los equipos de climatización (bomba de aire frío y caliente), de esta manera conseguiremos ahorrar energía y mantener  la calidad del aire interior de nuestras casas.


1) Realizar una limpieza periódicas de los filtros y de las baterías exteriores. Así evitaremos que la suciedad que se haya podido depositar en los meses de verano, obstruyan el paso del aire. ¿Cómo hacerlo? Hay dos maneras sencillas de hacerlo: utilizando una aspiradora o lavándolos con agua fría, ¡cuidado con el agua caliente, puede deformar los filtros!

2) Revisar los circuitos hidráulicos y los filtros de agua.

3) Y mantener los conductos bien sellados y libres.

Ahora, si lo que quieres es que tu casa no sólo resulte confortable, sino que lo sea y, además, sea eficiente, la mejor opción es un buen aislamiento.



La mejor opción es un buen aislamiento. (ursa.es)

viernes, 7 de noviembre de 2014

El desconocimiento, el peor enemigo de la rehabilitación

(Ahora toca educar)

Esta mañana acompañé el café con churros con esta preocupante noticia del portal Inarquía: 

"El 60% de los propietarios de inmuebles desconocen medidas de eficiencia energética en edificios".

Al parecer, según una encuesta realizada por la Confederación Nacional de Instaladores (CNI), dentro de su proyecto "Tu hogarlo vale", el 60% de los propietarios de viviendas no conocen cuáles son las medidas a aplicar para lograr una mayor eficiencia energética en sus edificios, aunque el 96% estaría dispuesto a realizar obras de rehabilitación si éstas aportan mayor confort, ahorro y revalorización al inmueble.
Además, “apenas un 2% de los encuestados mencionó medidas estructurales y de mayor envergadura como mejoras en el aislamiento o renovación de equipos de climatización”.
Desde luego, el mayor enemigo de la rehabilitación y de la eficiencia energética es el propio desconocimiento de la sociedad, que no llega a entender de qué estamos hablando y sólo percibe los aspectos más negativos de una reforma: obras, molestias, ruido y dinero, mucho dinero que tienen que gastar.
¡Tendremos que ponernos manos a la obra con su educación! Hay que trabajar con las comunidades de propietarios y trasladarles las ventajas de rehabilitar.

La energía que se pierde no se vé… el gasto sí. (fuente: La Casa que Ahorra)

1) Económicas.
Una vivienda rehabilitada puede revalorizarse hasta un 25%. Mientras que una con problemas, por ejemplo, de humedades puede perder hasta un 35% de su valor.

2) Medioambientales.
Los edificios son los responsables del40% del consumo de energía y del 42% de las emisiones contaminantes.Rehabilitar con criterios de eficiencia energética contribuye a limitar dichas emisiones y a reducir este gasto energético, contribuyendo a frenar el efecto invernadero.

3) Personales.
Pasamos más de un 80% en el interior de nuestros edificios (oficinas, centros comerciales, viviendas, etc.), ¡es mucho tiempo!. Una vivienda rehabilitada es una vivienda más confortable, pero también más saludable.

Con la rehabilitación también ganas en confort. (fuente: fotolog.com)


Además, diversos organismos han editado guías y materiales que pueden ser útiles a la hora de difundir los valores de la rehabilitación. Aquí os dejamos los enlaces y os animamos a difundirlos

*Guía sobre el Ahorro y la Eficiencia Energética en Comunidades de Vecinos (Fenercom)

* Ahorro para Comunidades de Propiestarios (Twenergy)

* Manual para que dejes de tirar la energía (SlowEnergy)

viernes, 31 de octubre de 2014

¿Qué es el Manifiesto de Barcelona?

¿Y por qué debo recordarlo?

A lo largo de las últimas semanas, de los últimos meses incluso os hemos venido hablando, y mucho, del Congreso Mundial de Edificación Sostenible, World SB14 Barcelona. Hace tan sólo unos días os contábamos cómo nos iba por allí a los que hacemos este blog. Finalizado el Congreso y, exhaustos de patear por los stands, asistir a ponencias y mesas de debate, nos han hecho el trabajo.

Clausura del Congreso #WSB14. (Imagen: CPAC)

El Congreso termina con la redacción del “Manifiesto de Barcelona” que recoge las conclusiones de lo debatido en el Palau de Congressos de Catalunya.
No es un documento laudatorio, ni complaciente. Es una llamada inmediata a la acción a todos los agentes del sector para que se pongan a trabajar (y lo hagan juntos y con objetivos comunes) por la edificación sostenible y por la rehabilitación de edificios con criterios de eficiencia energética.
Es un texto, además, que reconoce que no se está cumpliendo la pregunta que se planteó hace ya tres años. En edificación sostenible, ¿nos estamos moviendo tan rápido como deberíamos? La respuesta es clara y tajante. NO.
Y llega el momento de tomar medidas, de ponerse a trabajar de forma inmediata. El manifiesto de Barcelona se propone un objetivo de reducción de emisiones del 77%, tanto por la vía de la eficiencia y el ahorro, como por la vía de la descarbonización de la energía utilizada por la edificación.
Las conclusiones no olvidan a la actividad de la rehabilitación que será la vía utilizada por el mundo desarrollado para cambiar el paradigma del sector de la edificación hacia la sostenibilidad. Para ello será necesario todo el conocimiento y las aportaciones innovadoras, tanto las que vengan del mundo científico, las que vengan de la experiencia empresarial o política, como las que procedan del conocimiento popular de las comunidades.

Afirma también el documento que la responsabilidad de los agentes del sector pasa por ser lúcidos y valientes en sus diagnósticos, identificar los aspectos a cambiar, reconocer los grandes desafíos, en su escala global, y en su diversidad local. Si tú eres lector de este blog, seguramente serás parte, directa o indirectamente, del sector de la edificación y a ti te hacemos extensiva esta petición. Lucidez para reconocer los retos y valentía para afrontarlos. Todos a una.

viernes, 24 de octubre de 2014

¡Tres días para hablar de sostenibilidad!

(visita al Congreso World SB14 Barcelona)



¡Qué ilusión, esta semana estamos de excursión! No, nos hemos acoplado a ningún viaje del Imnserso, ni estamos de tourné folklórica por los pueblos de España, esta semana cogemos el tren para viajar a la Ciudad Condal  y participar como oyentes en el Congreso Mundial de Edificación Sostenible, World SB14 Barcelona. Allí estaremos tres días, 28, 29 y 30 de octubre, aprendiendo y mucho acerca de sostenibilidad y eficiencia energética. ¡Ah, y practicando nuestro inglés! Porque más del 80% de los congresistas son extranjeros.
Es la primera vez que un encuentro de estas características llega a España y, además, lo hace en un momento crucial para el sector de la edificación, que debe buscar un nuevo rumbo y dirección tras la crisis económica que estamos atravesando (y de la que parece que iremos saliendo).
Yo ya tengo mi billete y un cuaderno donde he ido apuntado todo lo que me interesa ver o hacer, porque el Congreso World SB14 Barcelona es inmenso y complejo: 144 sesiones (18 cada día), 3 magistrales y otras 3 mesas redondas, además de una gran feria de expositores donde 40 de las principales empresas del sector mostrarán todas sus novedades.
Además, y por si esto fuera poco, Green Building Council España, que es la entidad promotora de esta actividad, ha planteado un formato de congreso diferente, en el que prima el intercambio y el debate. De esta manera, cada sesión tiene una duración de 60 minutos, más 30 para las preguntas de los asistentes. Así, todos los visitantes tendrán la oportunidad de exponer sus dudas y preguntas a los ponentes (que, por cierto, son de primera fila).
Pero, por si esto fuera poco (que no lo es, me estoy cansado sólo de pensarlo), se han preparado una serie de actividades paralelas, que tendrán lugar fuera de la Conferencia y que buscan llevar la sostenibilidad más allá de las paredes del Palau de Congresos de Catalunya.
Uf, estoy agotada sólo de pensarlo… Una vez más, voy a consultar con calma la página de World SB14 Barcelona y prepararme concienzudamente el plan de sesiones, porque no me quiero perder nada.
Nos vemos en Barcelona.

viernes, 17 de octubre de 2014

Otoño, época de setas...

(… de moho. ¡Hasta ahora!)


Todavía recuerdo como me temblaban las rodillas cuando se aproximaba el frío y la humedad. Pensaba en esas paredes frías; esos cristales mojados, y ese maldito moho que se iniciaba en las esquinas para, después, avanzar despacio hasta poblar mi armario, mi ropa y mis pesadillas.
Ahora no. Todos los días entro en el cuarto y toco las paredes, para comprobar con ilusión que están secas y cálidas. Como diría mi madre (y a Dios pongo por testigo que no sé de dónde ha sacado esta cancioncilla), "no le temáis al frío, pío, pío, pío".
Nosotros aislamos y ya no tenemos problemas. Pero, como soy buena persona, voy a compartir con vosotros algunos trucos para identificar y prevenir las humedades en casa.


Antes de ponerle solución. (fuente  CPAC)


¡Y la solución! (fuente, CPAC)
¿De qué tipo es mi problema?
Lo primero que hay que hacer para prevenir o erradicar un problema de humedad en casa es identificar de qué tipo es: si tiene que ver con un problema puntual (fugas, etc.), si es por filtraciones del exterior o si es por condensación. 
¿Cómo saberlo? Para estar seguro al 100% lo mejor es recurrir a un profesional, que acudirá a tu vivienda y te hará un estudio y un diagnóstico. Pero existen claves y trucos que nos ayudarán a definir el tipo de problema que tenemos en casa.


  • Fugas. Son problemas puntuales, roturas de cañerías, filtraciones por un mal sellamiento en baños, etc. Las machas suelen ser concéntricas que se van haciendo mayores según se va acumulando el agua.
  • Filtración del exterior. Son manchas perfectamente delimitadas y que van creciendo conforme aumentan las lluvias. 
  • Condensación. En nuestro caso la pista nos la dio el moho y la constante condensación de vapor de agua en los cristales de las ventanas, pero si tienes dudas podéis hacer un pequeño y sencillo experimento: pega con un trozo de cinta adhesiva un pedazo de papel albal en la pared. Si aparece vaho, podemos sospechar…

Humedad por condensación en el interior de una vivienda
(fuente: www.hagaloustedmismo.cl)
¿Qué hacer en caso de humedad por condensación?
 En la página web Viviendasaludable. es nos dan algunas buenas ideas para solucionar los problemas de humedad por condensación:


  • Emite menos vapor de agua.
  • Cierra las puertas de las estancias más húmedas, sobre todo cocina y baño.
  • Aumenta la temperatura de las paredes frías, esto significa aislar las paredes en contacto con el exterior.
  • Aprovecha la próxima reforma de tu casa para incluirlo.
  • Evita las puertas y ventanas metálicas. Las mejores, de PVC.
  • Instala doble acristalamiento en las ventanas.
  • Mejora el aislamiento exterior de las paredes y elimina los puentes térmicos.
  • Asegura una buena ventilación. Abra todos los días las ventanas durante diez minutos. Conseguirá reducir el porcentaje de humedad relativa del aire del interior.
Sin embargo, la mejor solución, (y eso os lo digo yo) es aislar la vivienda. Sólo de esta manera podéis erradicar el problema de raíz.

Aislar para evitar problemas de humedad.
(fuente: URSA Ibérica)




martes, 14 de octubre de 2014

Bien por Bankia

(que en rehabilitación lo está haciendo muy bien)

Voy a hablarles de Bankia y voy a hacerlo bien. Olvídense de tarjetas opacas y de preferentes, que este blog es sobre rehabilitación y el grupo bancario está renovando sus sucursales y haciéndolo muy bien, por cierto.
Cada vez me parezco más a un jubilado. Esta mañana camino del metro me he asomado a los cristales de la sucursal de mi barrio y me he quedado un buen rato mirando cómo los operarios colocaban el aislamiento o daban los últimos retoques a la instalación de conductos de aire acondicionado.

La plataforma Bankia, que nació en agosto de 2011 a partir de una de la fusión de siete cajas, está ajustando su red de oficinas. Eso ha supuesto el cierre de algunas de ellas, pero también la remodelación y reforma de unas 500 oficinas en los próximos tres años. Puestos a unificar su imagen corporativa, Bankia ha decidido aprovechar estas obras para dotar a sus oficinas de medidas de eficiencia energética y sostenibilidad y es ahí, donde la que suscribe este texto aplaude.
Según el último informe realizado por World Green Building Council, la salud, el bienestar e incluso la productividad de los trabajadores de una oficina tiene mucho que ver con cómo esté diseñada ésta. El informe señala que una serie de factores –la calidad del aire interior, la iluminación, las vistas o el diseño interior– pueden afectar a la salud, la satisfacción y el rendimiento laboral de los empleados.

El estudio no se limita a teorizar y aporta datos muy concretos e interesantes. Por ejemplo, la calidad del aire interior, con bajas concentraciones de CO2 y altas tasas de ventilación, puede mejorar la productividad en un 11,08%.
El confort térmico también tiene un impacto significativo en la satisfacción laboral y produce mejoras en el rendimiento. Por no hablar de la ausencia de ruidos y el aislamiento acústico que mejora la concentración y hace más agradable el trabajo de oficina.

Me ha contado uno de los operarios que trabaja en la reforma de la sucursal de mi barrio que están colocando aislamiento con lana mineral y sobre él placas de yeso laminado. Además, los conductos no son los tradicionales de chapa galvanizada, sino que se trata de conductos realizados a partir de paneles de lana mineral, con lo que se gana funcionalidad y su instalación es más rápida y económica.


Los materiales seleccionador para la reforma de la sucursal. (fuente CPACComunicacion.com)


Al parecer hay una serie de marcas recogidas en un “Libro Blanco de materiales” y son los propios arquitectos los responsables de elegir aquella que más se ajuste a las necesidades de la oficina o a sus preferencias personales. Sea cual sea la elegida, se trata de un gran trabajo y de un ejemplo para la renovación de otros edificios (públicos y privados) en nuestro país. La rehabilitación con criterios de eficiencia energética y sostenibilidad es la única salida para reducir el consumo de energía, la desmesurada emisión de sustancias contaminantes y, como ya hemos visto, de paso mejorar la salud, el rendimiento y el confort de los trabajadores. ¡Enhorabuena!

El Libro Blanco de los materiales de Bankia recomienda el uso
de una serie de marcas.(Imagen: CPACComunicacion.com)

viernes, 3 de octubre de 2014

Vecinos molestos y otros ruidos

(Se abre el consultorio)


No hay nada como hacer algo, para convertirte en experto en eso. Y esto que parece un trabalenguas no es más que una realidad. Me explico. Al ser los únicos vecinos que hemos hecho una obra para aislar la casa, de todo un bloque de 11 plantas (cuatro puertas por cada una de ellas), eso nos ha convertido en los gurús del aislamiento; abanderados de la lana mineral; especialistas en trasdosados, encofrados y demás “ados”, y, en consecuencia, los expertos a los que preguntar en caso de obra.

"Állo, állo.."
Y no exagero, no. La semana pasada, en trabajo, estaba yo de lo más ocupada actualizando mi facebook, cuando una compañera se paró frente a mi mesa y me dijo:
-Hola, ¿qué tal tu obra?
Al principio pensé, “mira tú que maja, que se interesa por la reforma en casa”, así que contesté muy sonriente: “bien, bien. Muy contentos la verdad”. Y cuando cogía aire para relatarle mis aventuras, va y me dice: “Es que verás, tengo un problema”.
Encarné las cejas en señal de sorpresa y pregunté: “¿Qué te pasa?”
“Pues verás, la entrada de mi piso da pared con pared con el baño del piso de al lado, en el que viven unos estudiantes universitarios. Y no sé qué es lo que hacen en el baño (ni quiero saberlo), pero dan unos golpes y hacen un ruido de lo más molesto. Total, que quiero aislar esa pared y quería saber si tú conocías un material potente”.

Mi compañera no sabe qué hacer con los
 ruidos de los alumnos. (fuente: www.ivanzigaran.blogspot.com)

La pregunta me pilló por sorpresa. Yo estaba fascinada con la historia y quería saber más de esos ruidos y su origen, pero me pareció feo preguntar. Tomé aire, puse cara del que sabe un gran secreto y le dije: “Potente, potente... lana mineral, ¡pero déjame que lo consulte!”. E inmediatamente mandé un correo al especialista en aislamiento con el que había hablado sobre mi reforma en casa, para asesorarme sobre esta historia.
Al tiempo, y mientras esperaba una respuesta, otra amiga vino a mi mesa.
“¡No puedo dormir!”, me gritó, y debía de ser verdad porque las ojeras le llegaban hasta los pies. “¡Anda! ¿Y eso?”, pregunté. “Mi vecina, que se ha echado novio y se corre unas juergas por la noche, que no son ni medio normales. Y claro, tan fuertes son los golpes y tan altos los gritos, que cualquier va a decirles nada. ¡Pero algo tengo que hacer!”, me dijo con cara de circunstancias.
“Tranquila, que seguro que algo se nos ocurre”.

Una amiga desesperada con una vecina
muy, muy animada (fuente: www.10puntos.com)

La solución
La solución, como casi todo lo que ocurre en este siglo XXI, vino en forma de correo electrónico. El especialista, con paciencia infinita, me recomendaba la siguiente solución: colocar un trasdosado de estructura metálica de 70mm, con material URSA TERRA 75, más dos placas de yeso laminado de 13 mm, con bandas elásticas.
Según me explicaba en su correo, este material (panel de lana mineral), además de proporcionar un incremento del aislamiento acústico, ofrece el aislamiento térmico necesario para cumplir el Código Técnico de la Edificación y, además, es incombustible.
Para más información, me remitía a la página del fabricante donde se incluye información técnica sobre su colocación.
Yo ya les he pasado la respuesta a mis dos pobres damnificadas por el ruido y les he aconsejado que siempre, siempre cuenten con expertos para realizar este tipo de obras.



(Por cierto, el vídeo está en polaco, pero es tan expresivo que no hace falta traducción)

viernes, 26 de septiembre de 2014

Os voy a contar un secreto

(pero que no se enteren las eléctricas)


El mayor ahorro en la factura será aplicar medidas
de eficiencia (imagen: MuyInteresante)

En este blog insistimos una y otra vez en que el mayor ahorro en nuestra factura de la luz vendrá siempre a través de la aplicación de medidas de eficiencia energética y, principalmente, del aislamiento de nuestros hogares que puede reducir el gasto en calefacción hasta en un 30%. Es por tanto, insistimos, la mejor fórmula para recuperar la inversión lo más rápido posible.
También os hemos hablado de “esos pequeños trucos” que harán que nuestra facture baje unos euros. En esta línea hay que recordar que los buenos hábitos, como usar bombillas eficientes o no dejar los aparatos en Stand By, pueden reducir el consumo de energía una media de unos 80 euros al año.
Pero hoy me voy a referir exclusivamente a las tarifas de la luz y en los cambios que han tenido en los últimos meses, y que hacen todavía más complicado para el consumidor saber cuánto y en concepto de qué paga por su electricidad. La reforma eléctrica ha traído a los consumidores una nueva fórmula de cálculo del precio de la electricidad que supone la aplicación para el consumidor sujeto al Precio Voluntario al Pequeño Consumidor (PVPC) de 24 precios diferentes cada día.

No te ahogues en facturas y presta  atención
 a los consejos de la OCU (Imagen: alartec.com)

Ante esta situación, la Organización de Consumidores y Usuarios, OCU ha elaborado un decálogo de consejos que nos parecen muy interesantes y que todos deberíamos conocer.
Estas son sus propuestas:

  • Reduzca la potencia. A la mayor parte de los hogares les basta con una potencia de entre 3,3 y 4,4 kW. Compruebe en su factura la potencia contratada y si tiene más quizás pueda reducirla (dependerá del equipamiento de su vivienda). Ahorrará casi 60 euros al año por cada kW que recorte. El cambio cuesta sólo 11 euros pero algunas compañías bloquean la solicitud al exigir un nuevo boletín de instalación si el anterior tiene más de 20 años.
  • Conozca los nuevos precios. Si le ofrecen una tarifa alternativa al PVPC, recuerde estas cifras: descarte a quien le cobre más de 42,04 euros al año por kilovatio de potencia contratada (0,1152 euros al día). Para el término variable, 0,11 euros por kWh es hoy día un buen precio y por encima de 0,13 un precio caro. No se olvide comparar con todos los decimales de su tarifa.
  • Atento a la publicidad engañosa. No se deje tentar por descuentos que no aclaren sobre qué precio y que término se hace: un 10% sobre un precio bajo puede ser mucho mejor que un 20% sobre un precio caro.
  • Cuidado con las cláusulas de permanencia. Rechace ofertas que no aclaren si asume alguna permanencia y átese solo si la oferta es buena. Recuerde que el PVPC no tiene permanencia.
  • Conozca el sistema de revisión de tarifas. Las ofertas en el mercado libre suelen tener su propio sistema de revisión de tarifas: algunas garantizan no subir el componente de la energía durante un año pero otras incluyen revisiones trimestrales o arbitrarias en función de la evolución del mercado.
  • Contrate la tarifa con discriminación horaria. Si cree que puede desviar un 30% de su consumo de electricidad a las horas valle (desde las 22 horas a 12 horas) esta tarifa le permitirá obtener importantes ahorros.
  • Atención a las variaciones del PVPC. Las variaciones de precios del nuevo PVPC pueden suponer un grave problema para algunos hogares con economías más ajustadas. En especial, los clientes con calefacción con acumuladores que están acogidos al PVPC. Las tres cuartas partes de su consumo se concentran en los meses de invierno y debido a la volatilidad del PVPC si el pico de consumo coincide con una subida de precio pude salirle muy caro.
  • Pida que le apliquen el bono social. Si reúne los requisitos (menos de 3 kW contratados, familia numerosa, todos los miembros de la familia en paro o jubilados con pensiones mínimas). El ahorro puede ser de 200 euros al año, al aplicar un 25% sobre el PVPC.
  • Cuidado con los servicios de mantenimiento. Una buena tarifa que sin embargo exija contratar un servicio de mantenimiento caro puede ser un mal negocio para el consumidor. Si le ponen como condición el servicio de mantenimiento, OCU recomienda estudiar bien el precio y las alternativas (puede que ya lo tenga contratado a través del servicio de revisión de la caldera o el seguro de hogar). Estos servicios son además anuales y muchas compañías exigen el pago del año completo si decide cancelar para cambiar a otra compañía.
Si sigues estos consejos podrás ahorrar
(Imagen: totaldatos.com)


Si queréis profundizar en este tema, no dejéis de visitar la iniciativa de la OCU, quieropagarmenosluz.org. Esperamos que te resulte tan interesante como a nosotros

jueves, 18 de septiembre de 2014

Lluvia de etiquetas

Aprendiendo a entenderlas


De un tiempo a esta parte, ¿no tenéis la sensación de que las etiquetas nos invaden? Las de la comida, la ropa, los productos para el baño: champú, suavizante, gel (por cierto, cómo se agradecen en ciertas ocasiones estas últimas...), las de los electrodomésticos y, ahora, por último, las de las edificios. Pero, ¿alguien entiende lo que dicen?


¿Entiendes lo que dicen las etiquetas?
 (fuente: Karmapanda.com)

Con las de comida, productos de consumo habitual y ropa no hay problema.Todos conocemos los signos que nos indican daños para el medio ambiente; no dudamos a la hora de identificar las siglas de las etiquetas nutricionales (y entender cuánto mal pueden causar las odiadas calorías), y sabemos que una A+++ en una lavadora indica un alto grado de eficiencia y un menor consumo energético. Pero, ¿qué pasa con los edificios: las viviendas, las tiendas, los hoteles, las oficinas? ¿Qué significan esas nuevas etiquetas que empiezan a aparecer colgadas de sus paredes? ¿En qué nos afecta?

El Certificado de Eficiencia Energética entró en vigor el 1 de junio del año pasado. Esto significa que desde ese momento, los propietarios que venden o alquilan un inmueble tienen la obligación de informar al futuro usuario del consumo energético del inmueble (en condiciones normales de uso y ocupación). Para hacer más asequible estos datos y ofrecer cierta uniformidad se creó una etiqueta que incluye los datos del edificio (año de construcción, tipo de edificio, referencia catastral, etc.); la escala de certificación energética, con los datos de consumo de energía al año y de emisiones de CO2, y el número de registro, sello, etc.

¿En qué debemos fijarnos cuando vemos una etiqueta energética?
(fuente: minetur.gob.es)

¿En qué nos debemos fijar? Básicamente en la letra, que viene a ser la nota que obtiene el inmueble. La A sería el sobresaliente y de ahí para abajo.
Hasta la D o la E podríamos considerar que el inmueble está “aprobado”, por debajo de estas letras la cosa no pinta bien para el usuario (en términos de ahorro energético). Por ejemplo, como explican en el portal Idealista, para una vivienda tipo (con un recibo medio de suministros de 60 €/mes) una calificación A, situaría el gasto energético en los 35 euros/mes. Si fuese una B, gastaría menos que la media, en torno a 40 a 45 euros. En el caso de tener una letra C, el coste de la energía estaría en los 50-55 euros y así sucesivamente.
De esta manera, una buena oferta de alquiler (pongamos un piso en el centro de Madrid por 500 euros al mes y un Calificación Energética F) se puede transformar en una auténtica pesadilla cuando al recibo del alquiler (los hipotéticos 500 euros) haya que sumarle otros 75-80 euros en calefacción.
¡Y si eres comprador y te metes en una temida hipoteca, no te quiero ni contar lo importante que es que logres rebajar los gastos mensuales para no llegar ahogado al día 30!

“¿Y si ya tengo un piso, pero es muy viejo?”, estarás pensando. Pues en ese caso te recomendamos que te animes a rehabilitarlo con criterios de eficiencia energética. ¿Por qué? Porque en este caso no hablamos de un gasto sino de una inversión, ya que verás como tu factura de consumo de energía baja mes a mes. Pasar de una D a una B supone un ahorro cercano al 25%.
Además, como ha puesto de manifiesto la asociación ANERR con su proyecto PREI, una rehabilitación de este tipo puede ayudarte a revalorizar tu vivienda más de un 20% (de su valor inicial).

Eso sí, hagas lo que hagas, ponte siempre en manos de profesionales.

jueves, 11 de septiembre de 2014

La vuelta al cole

Al cole silencioso, confortable y sostenible.



Vuelta al cole, lapiceros y libros nuevos
(fuente: educacion.practicopedia.lainformacion.com)
Llega el mes de septiembre y con él la consabida vuelta al colegio. Tras varios meses de diversión y vacaciones, miles y miles de bulliciosos alumnos han llegado esta semana de nuevo a las aulas.

Allí les esperan los nuevos libros de texto, las pizarras, sus compañeros habituales y, por supuesto, los profesores y sus continuas peticiones de silencio. Porque no podemos negarlo, no has ido a una guardería, colegio, instituto o universidad si alguna vez no te han pedido con mayor o menor insistencia que guardes ese silencio tan necesario para atender a las explicaciones de los maestros y profesores.

Porque hoy hablamos de colegios, sí, pero de colegios que cuentan con las correctas instalaciones para el desarrollo de la actividad lectiva. Hay que tener en cuenta que un correcto aislamiento, desde luego no va a impedir que los alumnos hablen o hagan ruido con sus juegos, pero desde luego sí que los disminuirá notablemente gracias a la absorción del sonido. De esta forma, el ruido no se propagará entre las distintas instalaciones o de un aula a otra y no permitirá que entren sonidos indeseados del exterior.

Escuela Infantil en Roth, Alemania. (fuente: www.ursa-insulation.com)
El aislamiento además tiene otras muchas funciones en el caso de los centros educativos. Además de frenar los ruidos, es importante que se dote a las instalaciones de un alto nivel de confort. Para conseguir que los más pequeños se encuentren en el colegio como en su propia casa, hay que tener muy en cuenta el control de la temperatura y la calidad del aire interior.
Recientes estudios aseguran también que es imprescindible que los centros educativos cuenten con abundante luz exterior, una buena ventilación, control acústico y programas de educación ambiental. No en vano, si se cumplen estas premisas el rendimiento de los estudiantes puede aumentar hasta un 25%.
Pero además, estos informes aportan otros datos curiosos. El que este tipo de instalaciones cuenten con una buena iluminación puede suponer que se incremente en hasta un 20% el aprendizaje de las matemáticas o que se acelere en un 26% el proceso de aprender a leer.

Colegio OŠ Bršljin aislado con URSA.
 (fuente: www.ursa-insulation.com)

No menos importante es la seguridad de los más pequeños que pasan un buen número de horas al día en sus centros educativos y de aprendizaje. Por ello, los materiales que se instalan en los centros educativos tienen que tener una gran resistencia al fuego y actuar en el caso de incendio, como barreras cortafuegos que proporcionen un mayor tiempo de evacuación.
Por último, hay que tener en cuenta a la hora de proyectar un edificio con fines educativos que será un inmueble destinado a pervivir muchos años, por lo que los materiales deben ser sostenibles y de calidad para ayudar a que la vida útil del centro sea la mayor y en las mejores condiciones.
Llega el momento de la vuelta al cole. Pero también el momento de plantearnos si los colegios a los que van nuestros hijos cumplen con todos estos requisitos y luchar para que pasen sus horas escolares en entornos adecuados, adaptados a sus necesidades y respetuosos con el medioambiente.


miércoles, 3 de septiembre de 2014

Septiembre es sinónimo de obras

(¡Adiós al verano!)


No sé por qué, pero decir septiembre y obras viene a ser todo y uno. ¿Será que las vacaciones nos inspiran (un refrán popular dice que cuando el diablo se aburre, mata moscas con el rabo), el calor nos ablanda las reservas y la vuelta a la rutina nos pide que abracemos emociones fuertes? ¿Y qué hay más emocionante que una obra, verdad?
El caso es que septiembre, mes que inauguramos, es sinónimo de reformas en el hogar. Aunque también lo es de la vuelta al cole, los coleccionables por fascículos y las eternas promesas de redención y gimnasio tras los atracones estivales...¡ Nos gusta hacer obras, es un síndrome, lo reconozco!

Vuelve septiembre. Vuelven las obras… ¡y los coleccinables!
(fuente: http://ahorrardinero.name/tag/coleccionables)

Sin embargo, muchas veces el tipo de reformas que nos planteamos no van más allá de lo puramente estético o funcional: cambiamos la cocina porque está vieja, renovamos el baño porque es muy feo, le damos la terraza al salón para que entre más luz, etc. Pensamos en gastar para tener una casa más bonita, pero yo me pregunto, ¿y por qué no más eficiente? ¿No te gustaría ver cómo tu factura del gas o de la luz (depende de tu sistema de climatización) desciende mes a mes? ¿No te parece interesante que tu casa se revalorice al pasar de una etiqueta energética F a una E o una D, incluso?

"Aislar para ahorrar" fue nuestro mantra durante las obras en casa.
(fuente: http://eltridente.wordpress.com)

A mí sí. Por eso, hace seis meses comenzamos a planificar una reforma en casa que iba más allá de lo meramente estético, al permitirnos solucionar un problema de humedades, al tiempo que mejorábamos la eficiencia energética de toda la casa.
Hoy os puedo decir que este verano hemos encendido el aire acondicionado dos veces, y en ambas fue porque teníamos visitas en casa y ya sabéis que en este tiempo los cuerpos entran en combustión. El año pasado no hubo día que no tuviéramos que ponerlo. ¡Y ya veréis en invierno!
Según el portal Ecobservatorio el salto de una letra F a una E supone un ahorro de más de 400 euros al año. Si la reforma nos consigue una letra D, ¡el ahorro anual puede llegar a los 800 euros!
Vamos, con eso me pago la mitad de las vacaciones del verano que viene o me atraco a marisco durante un mes (a lo loco).
Además, no es cierto que al meter aislamiento se pierda mucho espacio en la casa. Mi vivienda tiene 55m2, hemos aislado todas las paredes exteriores y en términos de espacio apenas sí se ha notado. En total, creo que le hemos quitado al piso el hueco que ocuparía una mesilla de noche.
La pérdida de espacio es muy pequeña, la ganancia en confort muy grande.
(Fuente: www.cpaccomunicacion.com)
Si no me creéis, podéis verlo vosotros mismos, aquí os dejo unas fotos.
Y no es mucho más caro. Es más, si lo piensas es una inversión, porque mientras un mueble de cocina o un azulejo de baño con el tiempo se queda obsoletos, se estropean y hay que volver a cambiarlos, con el aislamiento consigues ahorrar dinero desde el principio, revalorizas tu casa y ganas en confort.
Si estás pensando en meterte en reformas, (y seguro que lo haces, porque es septiembre), no lo dudes, apuesta por aislar y verás como tu casa y tu bolsillo te lo agradecen. ¡Pero recuerda, confía siempre en materiales de calidad y en el trabajo experto de un profesional!

¡Feliz septiembre, feliz reforma!

¡Y así de bien nos ha quedado el cuarto!
(fuente: www.cpaccomunicacion.com)