domingo, 2 de febrero de 2014

Aíslas o ke Ase?

Hay esloganes o frases que simplemente escuchamos en un anuncio y que al día siguiente está repitiendo media España. Creo que los precursores fueron los payasos de la tele con su mítico, “¿cómo están ustedes?”, pero desde entonces, quien más y quien menos, ha repetido en alguna ocasión el “hola, soy Edu, Feliz Navidad”, el “algodón no engaña” o se ha despedido de sus amigos con un despreocupado, “hasta luego, Lucas”.
Los famosos payasos de la tele (fuente:rtve.es)


Son frases que se han quedado a fuego en el imaginario colectivo y a mí, lo que me gustaría es encontrar una que resumiese los beneficios del aislamiento, las virtudes de la rehabilitación, la rentabilidad de la eficiencia energética y además que le llegasen a todo el mundo.
Lo tengo difícil. Lo sé. Precisamente por este motivo nace este blog que quiere convencer de todo lo anterior  al arquitecto, al promotor, a mis compañeros de la fábrica pero también al administrador de fincas que celebra una reunión en un portal a las nueve de la noche y a la señora del quinto que se resiste a una nueva derrama para que “ya que arreglan la fachada, pongan un poco de aislamiento, que ya verás cómo se nota en la factura de la calefacción”.

La vecina del 5º (fuente: http://marealoka.blogspot.com.es)


Así que no esperéis que os hable de transmitancias térmicas ni de la composición de la biomasa. Porque sí, vengo a hablaros de mi libro, pero sobre todo a  que cuando un técnico os diga que hay que rehabilitar el edificio o que ya que picamos la pared, aprovechemos para aislar correctamente nuestra vivienda no se os pongan los pelos como escarpias.

Hablaremos de muchas cosas en este blog (espero vuestra ayuda y comentarios) y si algún día uno de los lectores piensa en una reforma eficiente como una inversión en vez de cómo un gasto, habré conseguido mi objetivo. Espero que ese día, hablando de aislamiento o rehabilitaciones podamos decir eso de, “busque, compare y si encuentra algo mejor… cómprelo”.