viernes, 4 de julio de 2014

Passiv… ¿qué?, Passivhaus

(De qué estamos hablando)


Una casa pasiva es aquella que reduce su consumo energético en un 70%. (fuente:  www.passivhaustrust.org.uk)

Hoy en día es un verdadero lío conocer todas las herramientas y estándares que nos proponen los expertos para que nuestra vivienda sea certificada como sostenible.
En el caso de los ciudadanos particulares poca importancia tiene si su vivienda está certificada con herramientas como LEED, BREAMM o la española VERDE. Lo que nos interesa es que nuestra casa cuente con la mayoría de sistemas y soluciones que premian estas herramientas, de tal forma que ahorren energía y no sean contaminantes.
Porque además de estas herramientas de medida cada día los periódicos nos ilustran con certificados de eficiencia energética, declaraciones ambientales de producto o larguísimos epígrafes sobre la normativa que, en materia de vivienda, deben cumplir los edificios. Pero salvo que seamos arquitectos o profesionales del sector, en el caso de los usuarios de estas viviendas, lo que nos importa es que los responsables de su diseño y ejecución hayan sido lo suficientemente hábiles para incluir este tipo de mejoras.
Hace menos de año leí una entrevista con uno de estos profesionales que son capaces de trasladar al gran público la importancia que tiene la sostenibilidad en la edificación para la sociedad. Jesús Soto, es uno de los responsables de Slow Energy, una plataforma formada por varios profesionales que están especializados en eficiencia energética y el estándar Passivhaus. Su principal aportación ha sido detectar una brecha entre la cultura energética de los españoles y los sencillos conocimientos básicos que debería tener una sociedad civil demandante de soluciones de medidas energéticas y, contribuir con su trabajo de “evangelización” a reducir esta brecha. O lo que es lo mismo, que esta información llegue a la gente de la calle.
Jesús es el responsable de que mucha gente conozca este estándar alemán que cada vez cuenta con mayor implantación en España y, sobre todo de hacerlo entendible para los que no somos profesionales del sector. Passivhaus (casa pasiva en alemán) tiene como finalidad la edificación de inmuebles que cuenten con un fuerte aislamiento térmico, un riguroso control de infiltraciones, y una máxima calidad del aire interior, además de aprovechar la energía del sol para una mejor climatización. El objetivo de este tipo de edificaciones es el de reducir su consumo energético alrededor de un 70 por ciento respecto del que tienen las construcciones convencionales.
Merece mucho la pena entrar en su página web y conocer el trabajo que están realizando para concienciar a los ciudadanos en materia de sostenibilidad y materia de energía, porque como decía Jesús Soto en esa entrevista: “Un ciudadano jamás demandará una solución que no sabe que existe.”