lunes, 26 de enero de 2015

Eficiencia Energética en Hoteles

(En el hotel, como en mi propia casa)


Hotel Catalonia Fira
(fuente: Ursa.es)
Todas las cifras que se manejan para una vivienda se multiplican notablemente en el caso de un hotel. Hablamos de las cifras de consumo, sí, pero también de las que arrojarán las facturas energéticas mostrando un importante ahorro tras realizar una inversión que quedará amortizada en pocos años.

Pese a que los argumentos para iniciar un proyecto rehabilitación con criterios de eficiencia energética están más que justificados y ya son muchas las grandes cadenas que han emprendido reformas en sus instalaciones, todavía queda un largo camino que recorrer para muchos hoteles que derrochan energía cada día y emiten una importante cantidad de emisiones contaminantes.

En nuestro país, el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente puso en marcha a mediados del año pasado el "Plan" de Impulso al Medio Ambiente PIMA SOL, una iniciativa destinada a la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero del sector turístico español. En concreto, este plan de subvenciones al que se han adherido diversas cadenas hoteleras promueve la reducción de las emisiones directas en las instalaciones hoteleras, conseguida mediante la rehabilitación energética de éstas.

En otros muchos países europeos se ha consolidado el modelo de contrato Energy Performance Contracting (EPC) que se basa en conseguir ahorros actuando sobre la disminución de la demanda.

Instalación de URSA TERRA Vento en fachada. (fuente. Ursa.es)

Y para ello nada mejor que ser conscientes de todos los factores que provocan que el hotel sea un gran consumidor de energía: Su emplazamiento, su orientación, la antigüedad, los servicios que ofrece (si tiene piscina climatizada o no, por ejemplo) e incluso su categoría.

Las intervenciones en hoteles pueden ir desde las más sencillas, como el cambio de la iluminación o de las instalaciones de climatización o incluso la adopción de medidas de concienciación para los clientes y el personal para que se evite el malgasto de agua e iluminación. Pero si verdaderamente se quiere lograr un mayor ahorro es fundamental que la instalación hotelera cuente con un aislamiento eficaz tanto de su envolvente como de los diferentes tipos de estancias (habitaciones, escaleras, restaurante, recepción, pasillos e instalaciones de ocio. Es la mejor manera de maximizar los niveles de eficiencia energética.)

Hotel Jumeirah, Mallorca, LEED Oro. (fuente. Ursa.es)


Pero también hay que tener en cuenta otros factores a la hora de apostar por el aislamiento de las instalaciones hoteleras en las fases iniciales del proyecto de rehabilitación energética y reforma. No podemos olvidar que el cliente busca un confort igual o superior al de su propia casa y que sin un correcto aislamiento térmico y acústico esto no será posible.



No hay comentarios :

Publicar un comentario

¿Te ha resultado interesante?