viernes, 19 de junio de 2015

Club de Fans del Papa Francisco

(razón aquí)


¿Cuántos renglones hemos escrito en este blog sobre la necesidad de concienciación ciudadana para el despegue de la eficiencia energética?
¿Mil?, ¿dos mil?, ¿cinco mil?... infinidad de veces nos hemos puesto pesados con el mantra de que el sector de la rehabilitación de viviendas con criterios de eficiencia energética no podrá despegar si los ciudadanos no conocen las ventajas de hacerlo.
Hemos pedido campañas de difusión y concienciación. Hemos reclamado a las Administraciones, y a las empresas que forman parte de la industria, que pongan toda la carne en el asador para traducir palabras que al común de los mortales nos suenan a chino, en datos que todos podamos entender.
Y mira tú por donde nos ha salido un aliado. No se trata de un cantante, de un actor, ni un famosillo de gloria efímera encumbrado por un programa de televisión. Se trata ni más ni menos del Papa Francisco. Una persona con millones de seguidores en todo el mundo, el que se ha pronunciado a favor de una decidida acción para preservar el medioambiente.

El Papa, un líder mundial, se pone del lado de la lucha contra el Cambio Climático.


La pasada semana el Papa Francisco hacia un llamada a la acción climática para hacer frente a los problemas ambientales y el cambio climático que acechan nuestro, buscando concienciar a los dirigentes del mundo en la próxima Cumbre del Clima de París, que se celebra a final de año y persigue cerrar un acuerdo mundial que sustituya al Protocolo de Kioto.
Pero además, esta encíclica titulada “Laudato Si” (Alabado Sea), será entregada a todos los obispos de la Iglesia Católica, y está destinada a ser una enseñanza para los católicos de todo el mundo (insisto millones y millones de personas) haciendo hincapié en la necesidad de abordar las cuestiones ambientales.

Residuos incontrolados, contaminación del aire del agua y ausencia de reciclaje son tildados por el Papa como consecuencias de una “cultura de usar y tirar” que está siendo una fuente inmensa de problemas.
“La tierra, nuestro hogar, está empezando a parecerse cada vez más como un inmenso montón de inmundicias“, escribe, señalando no sólo a los problemas asociados a la basura, sino también la contaminación del aire y el agua.

Miles de personas leerán la encíclica, Laudato Si.

Critica el Papa Francisco que el sistema industrial, al final del ciclo de producción y de consumo, no ha desarrollado la capacidad de absorber y reutilizar residuos y desechos. Todavía no se ha logrado adoptar un modelo circular de producción que asegure recursos para todos y para las generaciones futuras, y que supone limitar al máximo el uso de los recursos no renovables, moderar el consumo, maximizar la eficiencia del aprovechamiento, reutilizar y reciclar.
El Papa también describe el clima como un “un bien común, de todos y para todos“, e implora a los gobiernos de todo el mundo que cumplan con su deber de preservar el medio ambiente y los recursos naturales de su país,  sin venderse a intereses espurios locales o internacionales.

Ecologistas de todo el mundo han aplaudido el mensaje del Papa y desde humilde blog solo nos falta añadir una palabra. Amén.