lunes, 22 de febrero de 2016

Rehabilitaciones maravillosas

Valbuena: de Monasterio a Hotel de 5 Estrellas

Hoy os traemos un caso práctico y unas preciosas fotografías que nos han dado ganas de cogernos las vacaciones y marcharnos “pitando” a Valladolid. Si esto se ha hecho con un edificio histórico, que no se podrá hacer en nuestra propia vivienda gracias a una rehabilitación con criterios de eficiencia energética y sostenibilidad.


La Asociación Nacional de Rehabilitación y Reformas ha elaborado un precioso reportaje en su revista Aurhea News sobre esta completa rehabilitación que ha trasformado un antiguo monasterio con siglos de historia en un confortable Hotel con Spa que se encuentra situado en pleno corazón de la Ribera del Duero.
El edificio y la finca son propiedad del Arzobispado de Valladolid que llegó a un acuerdo en el año 2006 con la empresa Hotel Agua de Valbuena S.L. con ob­jeto de instalar en las dependencias del Monasterio, un hotel de cinco estrellas y un balneario. 


El Monasterio está declarado desde 1931 Bien de Interés Cultural y es la suma de numerosas inter­venciones a lo largo de los siglos. Su fundación data del siglo XII y es en este siglo y en los dos siguientes cuando se realizaron gran parte de los trabajos de construcción de la iglesia, el claustro bajo y sus de­pendencias anejas, los cuales mantienen un estilo gótico cisterciense propio de la orden bajo la que se originaron. El claustro alto data del siglo XVI en esti­lo renacentista, edificado en un momento de nuevo esplendor de la orden. 


Esta compleja reforma se ha realizado en dos fases. En la primera se intervino sobre el edificio existente, el Claustro, los patios y la Hospedería. Fue una rehabilitación exquisitamente respetuosa, ni se intervino en la Iglesia ni en el Claustro bajo propiedad de la Iglesia Parroquial de San Bernardo y la Fundación Las Edades del Hombre, respectivamente.

La segunda fase consistió en la realización de un nuevo edificio de cerca de 3.400 metros cuadrados. El resultado es un hotel precioso, a las fotografías nos remitimos, respetuoso medioambientalmente. Sin duda, un buen destino para esta Semana Santa.