miércoles, 4 de mayo de 2016

Un jardín en tu azotea

Los beneficios (y también algún inconveniente) de contar con una cubierta ajardinada


¿Te imaginas no tener que salir de tu edificio para disfrutar de un precioso jardín?, ¿es posible que un espacio desaprovechado se utilice para mejorar el medioambiente y, al mismo tiempo, protegernos del ruido exterior?, ¿puede una cubierta verde contribuir al ahorro de energía de mi edificio?
La respuesta a todas estas preguntas es sí. Pero ojo, antes de plantearse una intervención de estas características, tenemos que tener muy claros los pros y los contras de llevarla a cabo.
La lista de ventajas es mayor que la de los inconvenientes. Contar con una cubierta vegetal mejora el clima urbano, actúa como filtro ambiental, por lo que contribuye a reducir la contaminación ambiental. Si vives en una gran ciudad, sabrás lo beneficioso que es esto. Al mismo tiempo, proporciona zonas verdes a la ciudad y mejora sus espacios habitables.


Las cubiertas ajardinadas suponen un gran beneficio ambiental
Foto @cpaccomunicacion

Pero además de sus beneficios medioambientales, la cubierta ajardinada proporciona un aislamiento térmico eficiente con el consiguiente ahorro de energía. También mejorará la protección contra el ruido de nuestro edificio.  Por si todo esto fuera poco, la vegetación aporta sombra, protección contra el viento, biodiversidad e, incluso, protección contra el fuego.
Eso sí, siempre debes de tener en cuenta que una cubierta de este tipo no puede instalarse en todos los edificios ya que tiene mayores requisitos estructurales y un peso, que no todos los inmuebles existentes podrían soportar. Los costes de mantenimiento también suelen ser mayores, así como los de impermeabilización de la cubierta.
Es importante señalar que este tipo de instalación no puede hacerla cualquiera y que se necesita una mano de obra especializada y experimentada para llevarla a cabo y evitar humedades y goteras derivadas de su mala ejecución.
El aislamiento es fundamental y el XPS una buena solución. Debe estar situado por encima de la lámina de impermeabilización. Este sistema posibilita que el aislamiento proteja simultáneamente la estructura y la lámina de impermeabilización, lo que mejora la durabilidad de esta última. Son cubiertas cuyo uso está destinado a plantaciones con fines estéticos o medioambientales. En este tipo de cubiertas, el acabado más adecuado consistirá en una capa de tierra vegetal, que irá colocada sobre una capa drenante.



Una cubierta ajardinada necesita un buen aislamiento e impermeabilización.
 Foto @URSA

En Internet, ese gran baúl desastre, puedes encontrar miles de links sobre las cubiertas ajardinadas. Nosotros os hemos seleccionado dos que hemos encontrado muy interesantes: Un completo listado con las guías y manuales sobre cubiertas verdes o vegetales y los mejores ejemplos de su instalación. Si te estás planteando instalar un jardín en tu azotea, no dejes de visitarlos.