viernes, 17 de junio de 2016

Edificios de Consumo de Energía Casi Nula

(¿Qué son y cómo funcionan?)


La próxima semana se celebra en Madrid el III Congreso de Edificios de Energía Casi Nula. Un evento que ha despertado el interés no sólo de los profesionales del sector. Su inauguración a cargo de la alcaldesa, Manuela Carmena, es una muestra del interés que tienen las administraciones en esta nueva forma de edificar.

EECN son las complicadas, pero ya popularizadas, siglas para definir a este tipo de edificios capaces de conseguir que su gasto de energía sea el mínimo posible. También es frecuente encontrarlas en su definición en inglés, nZEB (Nearly Zero Energy Buildings).

La primera vez que se menciona a este tipo de edificios es en una directiva europea relativa a la eficiencia energética de los edificios que ya en 2010 los define como aquellos edificios con un rendimiento muy alto de energía, don la casi nula o muy baja cantidad de energía requerida debe ser ampliamente cubierta por fuentes renovables en el lugar o cerca del mismo.

Diez años después de establecerse esta obligación, Bruselas obliga a todos los países miembros a que todos los edificios que se construyan sean de consumo de energía casi nulo.

La situación en Europa es desigual, mientras que unos países han hecho los deberes rápidamente, otros, entre los que se encuentra España tienen todavía pendiente la tarea de definir cómo deben ser estos edificios y cómo va a aplicarse la norma que obligue a su construcción.

Los edificios EECN son similares a los de Clase A en la escala de etiquetado energético
Foto @CPAC Comunicación

En España, ya hay un grupo de profesionales trabajando en la definición de este estándar entre los que se encuentra el profesor de la Universidad Politécnica de Cataluña, Albert Cuchí. Recientemente, Cuchí declaraba que  “la definición de cómo debe ser un edificio de consumo casi nulo va a influir notablemente en el futuro del sector de la edificación. Hay que valorar muchos factores que van a afectar a la industria, a las empresas y a los profesionales que tendrán que aplicarlo y calibrar sus consecuencias”.

Esta definición debe considerar la viabilidad técnica y económica del estándar, así como  la progresiva adaptación de los productos de la construcción para acercarse a este estándar.  Y aunque en España, el Ministerio de Fomento todavía no ha definido el estándar EECN, este tipo de edificio será similar al de uno de clase A en la escala de etiquetado energético. 



Hay un importante trabajo por hacer. España debe recoger los precedentes nacionales en edificios de bajo consumo energético y proponer, antes de finales de este año, una definición de EECN para España que responda a las exigencias de la Directiva.

A partir de 2020 todos los edificios que se construyan en España deben ser EECN
Foto @CPAC Comunicación


Y todavía quedará pendiente establecer su definición pare edificios rehabilitados. El nuevo Gobierno resultante de las elecciones del 26 de junio tendrá una importante tarea por delante y el tiempo vuela. O nuestro país es capaz de reaccionar a tiempo o nuevamente se expondrá a sanciones de Bruselas.