viernes, 22 de julio de 2016

¿Si aíslo mi casa para no tener frío en invierno, pasaré calor en verano?

(Desterramos falsos mitos sobre el aislamiento)


Es curioso observar la cantidad de falsa literatura y creencias encontramos sobre el tema del aislamiento. Uno de estos (falsos) mitos es la creencia de que abrigar (aislar) tu casa para evitar pérdidas de calor en invierno, hará de tu vivienda un horno en verano.



El correcto aislamiento térmico de una vivienda contribuye a que la casa siempre se mantenga a una temperatura confortable, tanto en invierno como en verano. 

En invierno, es cierto que el aislamiento evita la entrada del frío del exterior, al tiempo que evita la "fuga" de calor por las paredes, techos y suelos.
Mientras que en verano, el aislamiento térmico contribuye a mantener el interior de las viviendas fresco, al aislar las paredes del calor del exterior y, por lo tanto, minimizar la temperatura alcanzada.

Sin embargo, el aislamiento por sí sólo  no hace milagros. Para incrementar la efectividad del aislamiento térmico y disfrutar de una reducción notable de la temperatura, existen dos factores relevantes: la protección solar y la ventilación nocturna.

Según los casos prácticos que recoge este interesantísimo artículo de Josép Solé (Sustainability & Technical Manager en URSA Insulation) en la revista técnica e-eficiencia, una vivienda sin aislamiento, con doble acristalamiento y sin protección solar (aunque sí con ventilación nocturna) puede llegar a alcanzar en épocas de máximo calor una temperatura de 41º. Si el factor que falla es la ventilación nocturna, la temperatura puede llegar a los 42º.


Mientras, la misma vivienda con un correcto aislamiento térmico, protección solar y ventilación nocturna llegará a los 33º, ¡casi 10º menos de temperatura! 



De esta manera, tanto el uso del aire acondicionado (a 25º grados en verano, no lo olvidéis) como de otros sistemas para refrescar el ambiente (ventilador, abanico, soplar…) será no sólo más efectivo, sino más económico ya que con menos esfuerzo y energía la vivienda se mantendrá a una temperatura adecuada en los meses de más calor.

En este sentido, no debemos olvidar dos cosas:

1) No es aconsejable que la temperatura en el interior de la vivienda esté más de 12º por debajo de la del exterior. No es saludable.
2) Se recomienda poner el aire a 25º en verano, la temperatura más beneficiosa para tu salud y bolsillo.