lunes, 19 de septiembre de 2016

¿Por qué los lunes yo no como carne?

(Meat Free Monday o los Lunes Sin Carne)


Los lunes no como carne. Ni vaca, ni pollo, ni conejo, ni cerdo. Tampoco como pescado. Y no tomo huevos. 
No lo hago porque sea vegetariana (no soy capaz de renunciar a un buen chuletón), ni porque me esté sometiendo a alguna dieta loca, de esas que nos prometen 5 kilos menos en una semana… y que terminamos con 10 kilos más al mes. 
No, los lunes no como carne para salvar al planeta… o al menos para poner mi granito de arena.

¿Sabías que el 18% de todos los gases de efecto invernadero a nivel mundial provienen de la industria ganadera? Esto supera incluso a todos los medios de transporte del planeta


Vale, dicho así suena un poco Capitán Planeta/Green Power, pero la realidad es que, al tiempo que pedimos a los gobiernos que se impliquen y reduzcan las emisiones de CO2 a la atmósfera para frenar el calentamiento global, nos olvidamos de aquellos pequeños gestos o sacrificios que podemos hacer nosotros para mitigar el Cambio Climático. Y, sin embargo, algo tan simbólico como no comer carne los lunes, reduce MI huella ambiental en un 12%… ¿no está mal, verdad?

En Zona Confort hemos hablado en multitud de ocasiones sobre lo que supone en términos de gasto energético y emisiones contaminantes el hecho de que nuestros edificios no estén adecuadamente aislados, –un edificio medio emite entre 10 y 15 kilos de CO2 cada tres minutos.7,2 toneladas al día– apelando a la necesidad de llevar a cabo reformas que maximicen el confort y reduzcan el impacto ambiental –aislar reduce entre un 20 y un 50% las emisiones al año–.
Pues bien, ¿qué pensarías si te dijese que el 18% de todos los gases de efecto invernadero a nivel mundial provienen de la industria ganadera? Esta cifra sitúa al sector entre los principales responsables del calentamiento global, según datos de la ONU. ¿Alarmante, no?
Otro dato más: Para producir un kilo de carne se utilizan entre 15 y 20 kilos de cereales, y 15.000 litros de agua. Un sólo día sin carne y puedes ahorrar el agua suficiente para 16  duchas.

No comer carne los lunes, reduce la huella ambiental de cada persona en un 12%


Con esto no quiero decir que no tengamos que comer carne, Dios me libre, pero quizá deberíamos comenzar a apelar al sentido común y al consumo responsable también en este campo. 
Por este motivo y otros muchos (por nuestra salud, por los animales, por el acceso a alimentos en todo el mundo, por economía, etc.) surge un movimiento denominado los Lunes Sin Carne/Meat Free Monday. Este campaña, que pone en marcha a nivel mundial nuestro amigo, vecino y ex Beatle, Paul McCartney, nos propone que al menos UN sólo día a la semana (los lunes) no comamos carne, pescado o huevos (el queso y la leche se permiten). 
Un gesto simbólico que ha calado muy bien en todo el mundo e, incluso, hay países que la han "institucionalizado" y en sus escuelas se celebra el Meat Free Monday.  

¿Es muy difícil hacer esto de Lunes Sin Carne? La verdad es que no. Requiere, quizá, un poco de imaginación  y planificación, para que no termines llorando cada lunes sobre un triste plato de coliflor, mientras suspiras por agarrarte a una pata de jamón. Por suerte, internet acude siempre al rescate y puedes encontrar multitud de páginas con recetas 0% carne de lo más apetecibles.

Ahora os dejo, que me espera encima de la mesa mi ración de vegetales. 
Un gran paso para el hombre. Un pequeño paso para el Planeta.