lunes, 3 de octubre de 2016

¿En qué tipo de oficina trabajas?

(Cuando la luz, las vistas o el ruido pueden mejorar tu rendimiento laboral)


En este blog hablamos de edificación, pero son muchas las entradas en las que nos referimos exclusivamente a viviendas. Hoy no. Hoy centramos nuestra atención en el otro espacio en el que pasamos más tiempo después de en nuestros hogares. Sí, hablamos de oficinas.



Hace ya algún tiempo World Green Building Council (WorldGBC) realizaba un informe que confirmaba que el diseño de las oficinas influye en gran medida en la salud, el bienestar y la productividad de los empleados.


Y es así. Hay una serie de factores -desde la calidad del aire y la iluminación, hasta las vistas a la naturaleza y la distribución interior- que pueden influir en la salud, la satisfacción y el rendimiento laboral de los trabajadores en la oficina.


¿Qué podemos hacer por mejorar nuestros espacios de trabajo?

La mejora de la calidad del aire interior (baja concentración de CO2 y contaminantes, altas tasas de ventilación) puede traducirse en incrementos en la productividad de entre un 8% y un 11%.

El bienestar térmico influye en gran medida en la satisfacción con el entorno laboral. Además, se pueden lograr mejoras de un dígito en materia de productividad gracias a pequeñas medidas de control de la temperatura realizadas por el personal.

Seguramente no podremos cambiar las vistas que nos han tocado en suerte, pueden ofrecernos, un jardín ideal o un patio cerrado con otras oficinas enfrente. Pero sí que podemos trabajar en la ilumianación. Existen varios estudios que han demostrado que la productividad aumenta cuando los empleados están situados cerca de ventanas.


Y no olvidemos los ruidos que puede evitar un buen aislamiento. La productividad en el lugar de trabajo se verá muy afectada quimera si existen ruidos que provocan distracciones no deseadas. Este elemento puede ser una causa de gran insatisfacción para los ocupantes del inmueble.

Otro elemento relevante a tener en cuenta es que  la configuración del interior de una oficina -esto incluye los puestos individuales de los trabajadores y las áreas de descanso e interacción social- es un factor que influye en la concentración, la colaboración, la confidencialidad y la creatividad.

Y por último, este informe no olvida que la salud puede mejorar gracias a la práctica del ejercicio físico. Por tanto, un edificio de oficinas con instalaciones adicionales como parking de bicicletas, gimnasio o zonas verdes cercanas, fomentará un estilo de vida mucho más saludable.

¿Es así tu oficina? Enhorabuena, porque además de la productividad laboral, tu salud y tu calidad de vida, será mucho mejor.