viernes, 10 de noviembre de 2017

¿Desaparecerá algún día la factura de la calefacción?

(Casas que se calientan con un secador. Hablamos de Passivhaus)


Casas que se calientan con el calor de sus habitantes; viviendas en las que no es necesario abrir las ventanas, o donde la factura de la luz y el gas es cosa del pasado. ¿Es magia del futuro? ¡No, es una realidad y se llama Passivhaus!

La semana que viene, del 16 al 18 de noviembre, se celebra en Sevilla la 9º Conferencia Passivhaus con el objetivo de dar a conocer entre la población las ventajas de este tipo de edificación, entre las que cabe destacar la importante reducción de las emisiones de CO2 a la atmósfera. Y es que no debemos de olvidar que, sólo en Europa, los edificios son los responsables del 40% de las emisiones de gases de efecto invernadero.
En un momento en el que el Cambio Climático cada vez está más presente (sequía en España, lluvias torrenciales en Grecia, huracanes en EEUU…) parece fundamental reflexionar sobre otras formas de construir y vivir.

¿Qué es un edificio Passivhaus?

Passivhaus (del alemán casa pasiva, y en inglés passive house standard) es un estándar para la construcción de viviendas. No hablamos de un estilo de construcción en concreto (es posible su aplicación en cualquier tipología de edificio y diseño) sino de una forma de construir en la que el aislamiento térmico, el control de infiltraciones y la calidad del aire interior son pilares, y donde el aprovechamiento de otras energías alternativas como el sol, contribuyen a la reducción de la factura energética hasta convertirla en inexistente. "Los edificios Passivhaus consiguen reducir en un 75% las necesidades de calefacción y refrigeración. La poca energía suplementaria que requieren se puede cubrir con facilidad a partir de energías renovables, convirtiéndose en una construcción con un coste energético muy bajo para el propietario y el planeta", afirman desde la Plataforma Passivhaus en España.

Los cinco pilares del edificio Passivhaus serían:
1) Un excelente aislamiento térmico.
2) Ventanas y puertas de altas prestaciones.
3) Ausencia de puentes térmicos
4) Hermeticidad del aire
5) Sistema de ventilación mecánica con recuperación del calor

Para que un edificio sea  Passivhaus debe ser certificado. Por eso, en ocasiones, en lugar de hablar de Passivhaus hablamos de Edificios de  Consumo de Energía Casi Nula o nZEB (por sus siglas en inglés).

¿Hay edificios nZEB en España?


La respuesta es sí. Aunque hay menos de los que nos gustarían, la verdad es que en los últimos años se han comenzado a construir más y no sólo para uso institucional, ya hay edificios residenciales que apenas consumen energía –con gran satisfacción de sus usuarios–.

El primer bloque de viviendasPassivhaus en España está en Navarra y sus usuarios tan sólo necesitarían la potencia de un secador para calentar dos viviendas. Y pronto habrá muchos más. Para 2020 todo edificio de viviendas que se construya en la UE deberá ser nZEB. Los edificios públicos deberán cumplir estos requisitos para 2018.








viernes, 3 de noviembre de 2017

Señores de la banca, se acabaron las excusas



(UN ESTUDIO PONE DE MANIFIESTO QUE LAS HIPOTECAS A PROYECTOS EFICIENTES ENERGÉTICAMENTE SON RENTABLES)


Numerosos estudios sobre el sector de la rehabilitación en nuestro país señalan a la financiación como uno de los aspectos responsables de su falta de despegue y consolidación. Es más, los bancos suelen rehuir las invitaciones a participar en este debate sobre su “responsabilidad” en un sector como el de la construcción que tradicionalmente ha soportado un 20% del PIB de nuestro país.
Lo sabemos. La burbuja inmobiliaria ha hecho escarmentar a muchos y los bancos no han salido indemnes de este proceso y han visto cómo se ha disparado su cuota de morosidad. Pero, ¿qué pasa con las hipotecas a proyectos eficientes energéticamente?

Recientemente hemos conocido un ambicioso estudio financiado en el marco de los Proyectos Horizon de la UE. Este estudio, publicado en el marco de la iniciativa EeMAP, («Plan de acción de las hipotecas de eficiencia energética»), establece recomendaciones clave para la creación de un producto hipotecario en Europa para el uso eficiente de la energía en los edificios. 


Es más, el Libro Blanco de EeMAP establece las acciones técnicas necesarias para garantizar que los préstamos hipotecarios puedan respaldar la política sobre clima y energía de la UE y contribuir a los objetivos de rehabilitación de edificios. Y aún más, este informe presenta también indicaciones técnicas para recopilar datos que permitan a los reguladores financieros reconocer la disminución del riesgo en préstamos de este tipo. La idea es animar al sector financiero a entrar en el mercado de la rehabilitación energética, ya que este tipo de proyectos presenta un riesgo mucho menor y puede mejorar su calificación global.
 
Se han redactado cuatro informes pretenden demostrar la viabilidad y los beneficios de que los bancos financien mejoras en la eficiencia energética del parque edificado de la UE, que es responsable de más de un tercio de las emisiones de gases de efecto invernadero. Dado que las hipotecas representan alrededor de un tercio de los activos del sector bancario europeo, equivalentes a la mitad del PIB de la UE (7 billones de euros al final de 2016), los bancos pueden desempeñar un papel de liderazgo en los ambiciosos objetivos climáticos y energéticos de Europa, si los productos financieros reconocen y recompensan un mejor rendimiento energético.

Las hipotecas verdes son viables económicamente foto@ExpokNews

Estos estudios, muestran cómo podría funcionar una hipoteca de eficiencia energética tras examinar las prácticas actuales de hipoteca “verde”, sus indicadores de rendimiento, el valor como propiedad inmobiliaria y el impacto de la eficiencia energética en la reducción del riesgo del producto financiero. Seguiremos al tanto de este ambicioso proyecto, en el que va a colaborar Green Building Council España, responsable de realizar un estudio sobre la situación en España para conocer las necesidades de los bancos y otros actores financieros y definir las características nacionales propias de la hipoteca europea de eficiencia energética. Os mantendremos informados.

Puedes descargarte los cuatro informes de investigación del proyecto EeMAP.

viernes, 27 de octubre de 2017

Edificación y nuevas tecnologías: ¿preparados para el reto digital?

(EL VI ENCUENTRO PROFESIONAL DE ANDIMAC PONE SOBRE LA MESA UN INTERESANTE DEBATE SOBRE EL FUTURO TECNOLÓGICO DEL SECTOR)


Recientemente ANDIMAC, la Asociación Nacional de Distribuidores de Cerámica y Materiales de Construcción, ha celebrado su VI encuentro profesional. Nos han llamado la atención varias cosas de este encuentro, que reunió en un hotel de Madrid a los principales distribuidores españoles de materiales.

Una de las cosas más llamativas en los tiempos que corren fue su alto poder de convocatoria con más de 300 profesionales abarrotando un salón para asistir a las principales ponencias. Y no es de extrañar la sorpresa. Llevamos un tiempo observando cómo muchas de las jornadas organizadas por Colegios de Arquitectos o Aparejadores, la industria, medios de comunicación o incluso de la Administración consiguen aforos mínimos, con menos de 15 o 20 asistentes.

 Gran asistencia de profesionales al VI Encuentro Profesioanl de ANDIMAC Foto @URSA

¿Cuál fue el motivo qué explica este éxito de asistencia? Creemos sinceramente que el tema elegido. Para su VI Encuentro Profesional, ANDIMAC no habló de las virtudes de los distintos materiales, de sus ventas, ni de sus redes de distribución. Eso ya lo saben muy bien. Los organizadores buscaron un tema que tradicionalmente no se suele tratar en este tipo de convocatorias: el desafío de la revolución digital en el canal profesional de la construcción.

Tampoco se limitaron a escuchar a expertos sin más, sino que se generó un debate que dio lugar a un intercambio de opiniones y experiencias y a unas conclusiones para analizar una a una.

Una de las principales conclusiones de los distribuidores es que la cadena de valor de material de construcción no está preparada para la transformación digital. Este reconocimiento de un atraso en la aplicación de las nuevas tecnologías es a la vez un reto para los profesionales de este sector. Reconoce ANDIMAC que urge un modelo de comunicación entre industria y distribución, normalizado y enriquecido, respecto a la información de producto.

Y no podemos mostrarnos más de acuerdo. Cada vez contamos con más sellos que avalan la sostenibilidad, el diseño, la eficacia y la calidad de los materiales, ¿pero se comunican?, ¿los conocen los prescriptores?, ¿saben los usuarios qué significan? Sin esta información nunca exigirán un sistema o producto que contribuya a purificar el aire interior o uno con mayor contenido de producto reciclado.

Son conscientes también de los riesgos que supone el reto tecnológico en el sector. Es más que seguro que la disrupción tecnológica eliminará empleos pero generará nuevas oportunidades comerciales, por lo que el rol del vendedor debe orientarse hacia un gestor de servicios. No podemos vivir anclados en un pasado pre-burbuja en el que los comerciales de la industria eran simples despachadores de producto. Ahora, con mucha menor demanda y una industria cada vez más competitiva, el vendedor se ha convertido en una pieza clave para el sector. Es un eslabón fundamental en la cadena comunicativa y de él dependerá el éxito, no sólo de la venta, sino también de todo el proceso.

Queda claro que la transformación digital de la cadena de valor alterará las relaciones entre proveedor y cliente, lo que va a requerir nuevos modelos de colaboración dirigidos al medio y largo plazo. Lo resume perfectamente el Secretario General de ANDIMAC, Sebastián Molinero, “el reto del canal profesional es romper la servidumbre a los ciclos abruptos de la demanda, en dos vías dirigidas a arañar cuota de bolsillo: Una sectorial que integre los intereses en un sistema de valor que prestigie el canal profesional y promueva el valor añadido, que genere un relato veraz hacia el mercado, de manera que se fomente la inversión en mejora del parque de viviendas edificado, que se encuentra muy por debajo del potencial y otro empresarial, con el desarrollo de  nuevos modelos de penetración en los mercados locales, fomentando alianzas con profesionales, constructoras, etc. que ayuden a explicar nuevos nichos de mercado y modelos de desarrollo del mismo basados en criterios de colaboración y riesgo conjunto.”


La tarea es ingente, pero la transformación del sector es imparable. Lo hemos dicho otras veces no entendemos un nuevo mercado que no sea sostenible o eficiente. Tampoco lo concebimos sin que se adapte a este reto digital al que se enfrente un sector tachado muchas veces de inmovilista.