viernes, 22 de diciembre de 2017

Zona Confort os desea una feliz Navidad

(Y todo lo mejor para 2018)



Llega, llega la Navidad (que diría la canción). Sólo faltan dos días para Nochebuena, una de las noches más mágicas del año, y nosotros todavía no le hemos escrito la carta al famoso gordito de rojo. ¡Y no es por falta de ganas (será por escribir)! Es que desde Zona Confort no tenemos muy claro que pedir, o, mejor dicho, queremos pedir muchas cosas y no sabemos por dónde empezar...

Sin lugar a dudas, este año hemos sido muy buenos: nos hemos preocupado por el medio ambiente y hemos fomentado estilos de vida y hábitos de consumo responsables... 

Lecturas veraniegas para descansar en verano
¿Por qué dos grados? 
¿Árbol de Navidad, natural o artificial?
* ¿Por qué comer productos de temporada ayuda al Medio Ambiente?
Además, hemos intentado estar al día y recoger todas esas noticias e informaciones relevantes sobre el sector de la construcción, para que nuestros lectores estuviesen bien informados...
* ¿Qué nos trae el nuevo CTE?* ¿Por qué sube tanto el precio de la electricidad cuando más frío hace?* Pros y contras del autoconsumo eléctrico* ¿Cómo será la Estrategia Española de Rehabilitación de Edificios?
Y, por supuesto, desde este blog hemos tratado de daros ideas para que vuestras casas sean cada vez más eficientes, sostenibles y ecológicas. Espacios confortables y muy saludables...
* Silencio, bebé durmiendo* ¿Cómo hacer mi cocina más eficiente y ecológica?* Cómo convertir el sótano en una sala multiusos
Por eso, porque sabemos que hemos sido buenos nos entran las dudas a la hora de ponernos a escribir nuestra lista de deseos para Papá Noel. Pero habrá que intentarlo...
"Querido Papá Noel:
Este año hemos sido muy buenos, por eso para 2018 queremos pedirte:
* Que la rehabilitación sea una realidad para el parque edificado actual. Que los vecinos sean cada vez más conscientes de la necesidad de mejorar sus viviendas con criterios de eficiencia energética. Que se habiliten líneas que mejoren el acceso a los créditos y ayudas para llevar a cabo estas reformas.
* Que los nuevos edificios construidos se hagan con criterio passivhaus.* Y que los materiales empleados en su construcción sean cada vez más seguros, sostenibles y ecológicos. Materiales que apuesten por el medio ambiente, pero que también se preocupen por nuestra salud.
Estos son nuestros deseos para estas Navidades.
Atentamente, el equipo de redacción de Zona Confort"





viernes, 15 de diciembre de 2017

Estas navidades regálate un buen aislamiento para tu hogar



(Además de ahorro, aislar nuestra vivienda tiene muchos más beneficios como el confort o el cuidado medioambiental)



No esperes a que la próxima semana te toque la lotería, porque como siempre decimos mejorar la eficiencia energética de tu hogar no es un gasto sino una inversión. Una inversión que traerá aparejadas muchas más ventajas que el simple ahorro económico.

Es cierto que jugando con los números es mucho más fácil que nos concienciemos de la importancia de dotar a nuestras casas de un buen sistema de aislamiento que nos ayude a economizar en el mayor gasto de nuestra factura energética, la climatización, ya sea para calentar en invierno o para enfriar nuestro hogar en verano.

El dato no es nuevo, pero no nos cansamos de repetirlo. Está más que demostrado que por cada euro invertido en aislamiento se obtienen 7 euros de ahorro con un periodo de retorno de entre 4 y 8 años. Y es que, “abrigando” nuestras paredes, techos o suelos podemos ahorrar hasta un 60% en costes energéticos.

 Por cada euro invertido en aislamiento, obtendremos 7 vía ahorro. Foto @URSA

Pero como decimos, además de ahorro, el aislamiento conlleva muchas otras ventajas, como el confort térmico y acústico conseguido, la calidad del aire interior o la ausencia de humedades que nos amarguen el invierno. Además, si vives en una gran ciudad, muy posiblemente estés preocupado por los altos índices de contaminación que nos acompañan estos días. 

Desde un punto de vista sostenible, un buen sistema de aislamiento puede conllevar un ahorro de energía anual de 16 millones de toneladas menos de gas de combustión. En un plazo de más de 60 años, esta solución supondría una reducción de emisiones de más de 110 millones de toneladas de CO2 y 35 mil millones de litros de gasóleo de calefacción. 

El aislamiento es la mejor medida para ahorrar dinero en nuestro hogar foto @URSA

Es el momento de no pensárselo y aprovechar la paga extra para poner nuestro hogar al día. Además del aislamiento, que es la medida más efectiva para conseguir todas estas ventajas, puedes apostar por otras obras más pequeñas y que también ayudarán a tus objetivos. Por ejemplo, sellar grietas y huecos por los que pueda entrar el frío es una buena opción. También lo es la sustitución de la vieja caldera o la instalación de ventanas con rotura de puente térmico o doble acristalamiento o, al menos, colocar burletes adhesivos en las que tenemos.

Si Papá Noel o los Reyes Magos tienen el presupuesto más flojo que nuestros bolsillos, también podemos pedirles paneles reflectantes en la parte trasera de los radiadores.

Hay soluciones para todos los presupuestos, lo más importante es que preparemos nuestros hogares para tener una mayor calidad de vida en ellos y, al mismo tiempo, contribuir a que todos vivamos en un medioambiente mejor.





viernes, 8 de diciembre de 2017

¿Árbol de Navidad, natural o artificial?

(He aquí la eterna pregunta)



¿Turrón del duro o del blando? ¿Villancicos en castellano o en inglés? ¿Nochebuena en familia o de viaje? La Navidad ya ha llegado y lo ha hecho cargada de preguntas.

Como cada año por estas fechas comenzamos a preparar las fiestas de Navidad: los comercios se disfrazan de improvisados talleres de Santa Claus, las calles se llenan de luces –eso sí, LED y en horario restringido, para contaminar menos– y el ambiente se impregna de ilusión, algo de ansiedad y angustia, y, por supuesto, claustrofobia, porque salir a la calle es todo un desafío.

Uno de los rituales más habituales en estas fechas es la decoración de la vivienda con su Nacimiento, sus guirnaldas, su espumillón, sus luces de colores y, por supuesto, con su árbol de Navidad. Y es que ya son pocas aquellas casas que no cuentan con un abeto decorado. De hecho, en EEUU se calcula que 100 millones de hogares tendrán uno, mientras que en España la cifra se sitúa en el 85%.

Esta tradición, que tiene su origen en la Alemania  del siglo XV-XVI  como protección a los bosques los días previos a Navidad –aunque algunos afirman que es aún más antigua – ha ido evolucionando a lo largo de los años. La llegada del plástico a nuestras vidas también marcó un antes y un después para el árbol de Navidad y ahora, en pleno siglo XXI, el debate se sitúan en torno a su sostenibilidad.

¿Qué es más ecológico, el árbol de plástico o el natural?
La respuesta puede sorprender, pero depende –"¿de qué depende?", que diría la canción– de muchos factores:

Por un lado, el árbol natural, aquel que conserva sus raíces pueda volver a plantarse y esté en una maceta, genera una pequeñísima huella ambiental. Sin embargo, si el árbol ha sido cortado la situación es muy diferente. Según la compañía británica Carbon Trust, un árbol de dos metros sin raíces deja una huella de carbono en 3,5kg CO2e y 16kg CO2, dependiendo de si termina siendo quemado, que resulta menos contaminante, o camino al basurero.

Lo ideal es optar por aquel que tiene la posibilidad de vivir en un jardín por un largo período de tiempo, pero de no ser así y llega el momento de despedirse de él, hay que informarse de los puntos de recogida o de las campañas puestas en marcha por los organismos locales para su eliminación segura.



Si optamos por un árbol de Navidad artificial, lo ideal es que sea de buena calidad y se pueda reutilizar durante muchos años. Hay que tener en cuenta que su huella de carbono es de 40kg CO2.
Para su eliminación hay que acudir a un punto limpio y nunca tirarlo a la basura sin más.



viernes, 1 de diciembre de 2017

Cambio climático, rehabilitación energética… ¿Qué está haciendo mal España?



(Dos informes sacan los colores a los responsables de implementar políticas para frenar el cambio climático y fomentar la rehabilitación energética de edificios)

El cambio climático está dando mucho que hablar en los últimos días. No, no nos referimos a la bajada de temperaturas ni a la esperada llegada de las ansiadas lluvias. Aunque estas circunstancias también sean consecuencia de lo primero.

El problema es que España vuelve a quedar en entredicho por su estrategia frente al cambio climático. Primero se publicó el Índice de Actuación Climática (Climate Change Performance Index) que elaborado por Climate Action Network (CAN) y GermanWatch. 

Índice de Actuación Climática Foto @GermanWatch

En este ranking, España ocupa el puesto 35 de 57 naciones en las que se ha evaluado el resultado de sus políticas para cumplir con los acuerdos internacionales de París de 2015, sobre disminución de emisiones contaminantes. 

Entre los países de la Unión Europea, España ocupa el puesto 20 de este ranking, solo por delante de Grecia, Polonia, Hungría e Irlanda. La otra cara de la moneda es para Suecia, Lituania, Noruega y Reino Unido que encabezan el listado de países más activos en sus políticas para mitigar el calentamiento global.

Por si esto fuera poco, unos días después se conoció el Informe del BPIE (Buildings Performance Institute Europe). Si hace tres años, el informe del organismo europeo daba un notable a la estrategia española de rehabilitación, en el último informe es un suspenso. España se coloca como una de las estrategias peor valoradas entre los países analizados en el último año (Croacia, Francia, Grecia, Hungría, Italia, Irlanda y Polonia).

 Informe de BPIE Foto @BPIE

Los datos de los dos informes ya son suficientemente esclarecedores de la situación de nuestro país y, desde luego, de su grado de ambición política. Porque es precisamente la voluntad de nuestros políticos la que nos puede sacar de este tan bajo nivel de acción frente al cambio climático y las estrategias de frenarlo.

Ni siquiera sabemos si los partidos políticos y los responsables de turno son conocedores de estos datos ni qué sienten al verlos. El informe del BPIE pone de manifiesto que pese a las sombras, hay iniciativas como BUILD UPON o GTR que son muy válidas para mejorar nuestras estrategias. Ahora queda que los gobiernos de las respectivas administraciones se pongan manos a la obra para implementarlas y seguir las indicaciones que estas iniciativas proponen. 
Solo de esta forma, España no volverá a ponerse colorada en las próximas evaluaciones de sus políticas en materias tan importante como la rehabilitación energética de edificios, la edificación sostenible y, en definitiva, la lucha contra el cambio climático.

 Un problema de todos, la voluntad de unos cuantos.

viernes, 17 de noviembre de 2017

¿Cómo aplicar la economía circular a los materiales de construcción?

(Porque es urgente el cierre del ciclo de vida de los materiales, o lo que es lo mismo: Sostenibilidad de la cuna a la tumba)

Green Building Council España (GBCe) es una asociación sin ánimo de lucro que aglutina a gran parte de la industria de la construcción, entre sus asociados figuran los principales fabricantes de materiales de construcción y cuenta entre sus patronos con los más importantes fabricantes de aislamientos, placa de yeso, morteros, etc…

Recientemente, en el seno de la asociación se ha constituido un Grupo de Trabajo por la Economía Circular que está integrado por sus asociados y que ha redactado un manifiesto con su posicionamiento sobre la situación actual de la economía circular en España y cuáles son las acciones necesarias para su fomento. 

El documento es muy interesante y merece la pena leerlo en su integridad. Se pone de manifiesto que en España, el ritmo de consumo actual está agotando los recursos naturales no renovables del planeta y poniendo en peligro el ciclo de reposición de muchos de los que sí se consideran renovables. En esta situación tiene mucha responsabilidad la construcción y el uso de los edificios que representan el 40% del consumo final de energía, el 35% de las emisiones de gases de efecto invernadero, el 50% de todos los materiales extraídos, el 30% del consumo de agua y el 35% del total de los residuos generados.

Según este informe, la incorporación de la Economía Circular en el sector de la edificación en España viene marcada por serias barreras, pero al mismo tiempo por grandes oportunidades. Una de las mayores dificultades viene motivada en el hecho de que dentro del sector aún no se ha asentado la idea de que la Economía Circular puede significar una ventaja económica. Además, la carga burocrática y la dificultad normativa que el uso de materias primas secundarias conlleva, junto con la falta de un marco legal claro y una estrategia a nivel nacional supone otra importante barrera.

Es muy importante por tanto que los fabricantes de materiales sean pioneros, como lo han sido en tantas otras iniciativas, en percibir estas ventajas, exigir una normativa que les ayude a cerrar el ciclo de sus materiales y que cuenten con una estrategia para llevarlo a cabo.

Conocemos muchos de ejemplos de empresas que están en ese camino. URSA, por ejemplo, fabricante de materiales de aislamiento trabaja porque sus productos y sistemas tengan cada vez mayor contenido de material reciclado y así lo atestigua el recientemente obtenido Distintivo de Calidad Ambiental de la Generalitat de Cataluña.




Distintivo de Calidad Ambiental Foto @URSA

GBCe propone una visión global de la Economía Circular alineada con el enfoque de la Unión Europea, que incluya todos los flujos vinculados a la edificación, como son los recursos naturales y residuos materiales, el suelo, el agua, el aire limpio y la energía. El informe repasa algunas particularidades del sector de la edificación respecto a algunos sectores económicos y constata que no se internalizan los costes ambientales de los productos, de los edificios ni del urbanismo. 



 Paneles aislantes de URSA con más de un 35% de contenido reciclado Foto @URSA

El estudio finaliza con la conclusión de que la Economía Circular y la Sostenibilidad tienen un mismo objetivo: asegurar las necesidades del presente, sin comprometer las del futuro. Un objetivo loable con el que desde Zona Confort nos alineamos.