lunes, 10 de abril de 2017

Seguridad en casa, también en vacaciones

(Protege tu hogar y respira tranquilo)


Cuando salimos por la puerta de casa siempre nos asaltan las dudas y los miedos: "habré cerrado el grifo del agua"; "las ventanas estarán bien cerradas"; "he apagado todas las luces…"

La seguridad en en hogar, sobre todo en vacaciones, nos preocupa. Todos los años asistimos a un carrusel de noticias e informaciones en los medios que nos alertan de los trucos y artimañas de los cacos para entrar en nuestras casas, al tiempo que nos dan algunas nociones básicas de seguridad para evitar robos y asaltos. Y nosotros, obedientes, lo apuntamos todo y tratamos de seguirlo a "rajatabla".

Antes de salir de casa, toma medidas 

Este año, con la llegada de la Semana Santa, la Policía Nacional nos recuerda la importancia de comprobar ANTES DE SALIR DE CASA, que las puertas y ventanas están bien cerradas; no dar señales visibles de nuestra ausencia como desconectar el timbre o bajar totalmente las persianas; no dejar objetos de valor ni dinero a la vista, y si es imprescindible, lo dejemos todo bien guardado. 
Tampoco debemos comentar con nadie, ni a través de nuestros perfiles sociales, nuestra ausencia, y si podemos, debemos facilitarle una llave a una persona de confianza para que visite nuestra vivienda y se vea algo de movimiento.

Sólo en 2015, según datos del Ministerio del Interior, se produjeron en España 113.452  robos con fuerza en domicilio.

Agua y fuego, los accidentes más habituales en vacaciones

El agua y el fuego, enemigos también en vacaciones.

Pero los robos no son los únicos incidentes que se pueden producir en el hogar en período de vacaciones: los daños por agua y/o fuego son los accidentes más habituales que sufren las viviendas, también en vacaciones. Evitarlos nos puede parecer relativamente sencillo, trucos como dejar cortada el agua y desconectados los aparatos eléctricos nos evitarán más de una sorpresa a nuestra vuelta. 

Las lanas minerales nos protegen del fuego
Además, siempre podemos incorporar a nuestro hogar las llamadas medidas de protección pasiva (aunque esto último tendremos que hacerlo reforma mediante). Por ejemplo, en la prevención de los incendios en el hogar se recomienda la incorporación de materiales con un excelente comportamiento ante el fuego, como la lana mineral. Dada su naturaleza inorgánica, las lanas minerales son incombustibles y presentan un alto grado de resistencia al paso del calor, incluso a elevadas temperaturas, disminuyendo los riesgos de incendios y contribuyendo a aumentar la protección de personas y bienes. 
El hecho de que sean incombustibles hace que no se generen ni gases ni humos tóxicos, además de proteger el resto de los elementos estructurales del edificio, retrasando la propagación del fuego y ganando importantes minutos para proceder a la evacuación del edificio.

Así que ya sabéis, si salís de viaje esta Semana Santa, revisad bien vuestra vivienda y si estáis pensando en realizar algún tipo de reforma, no lo dudéis e incorporar elementos de protección pasiva ante el fuego.


 

No hay comentarios :

Publicar un comentario

¿Te ha resultado interesante?