viernes, 7 de julio de 2017

Bares, qué lugares, tan gratos para conversar



(SOBRE BARES, RESTAURANTES Y LOCALES CON CONFORT ACÚSTICO)

¿Cuántas veces te has marchado de un bar, pub o restaurante porque no podías escuchar la conversación de tus acompañantes? Pues imagínate el ruido que tiene que soportar el vecino del primero izquierda que está apunto de marcharse de España con tal de no volver a escuchar ni un ruido más de ese bar tan molesto.

Y es que nuestro país es uno de los que mayores denuncias reciben por el ruido de sus bares: el de los clientes, los camareros cantando la comanda y la música que no siempre está tan de fondo como esperas.

Si tienes un bar y quieres cuidar a tu clientela o estás pensando en abrir un negocio de hostelería y no quieres ser denunciado por tu alto nivel de ruidos, si tú restaurante sobrepasa un nivel sonoro de entre 80 y 90 decibelios, es el momento de poner manos a la obra o mejor dicho al aislamiento. Pero además no te pierdas estos consejos que hoy te ofrecemos

1.- Aisla, aisla y después aisla. ¿Tres veces? No, hombre no, pero sí las paredes, el techo y el suelo. Emplea trasdosados de placa de yeso con lana mineral en el interior (el espesor se determinará en función de la estructura). Pregunta al experto con el que contactes por las propiedades de URSA Terra para el interior de las paredes, URSA Terra Sol para la instalación del suelo flotante y URSATerra Vento para la instalación de un techo perforado que evitará las reverberaciones. No olvides diseñar un falso techo con capacidad para absorber el sonido.

 El restaurante El Nacional de Barcelona fue perfectamente aislado @fotoURSA

2.- Los equipos de climatización no tienen que hacer ningún ruido. El de la cafetera no lo puedes evitar, pero estos sí, eligiendo unos conductos con aislamiento acústico. Échale un ojo a la gama URSA AIR.

3.- Coloca cortinas y manteles gruesos, aunque parezca una tontería los textiles absorben el ruido y contribuyen a crear espacios acústicamente confortables.

4.- Si no quieres que los ruidos de la calle entren en tu establecimiento, ni que las conversaciones de tus clientes se escuchen desde la calle, instala ventanas aislantes del ruido exterior o puertas dobles. Si tu local tiene una terraza, rodéala con grandes macetas que harán la función de una pantalla acústica.

 5.- Hay pequeños gestos que reducirán mucho el ruido como colocar tapas de goma en las patas de las sillas, no ubicar un televisor en el salón central o elegir un volumen adecuado para la música de fondo. 

 6.- Piensa muy bien la distribución de las áreas de tu local. Separa la entrada, del comedor, deja espacio entre las mesas y sillones y la entrada al cuarto de baño o a la cocina. No sólo ayudarás a los camareros, sino que reducirás mucho las molestias por los ruidos

Y 7.- Y al igual que separas las distintas zonas, no coloques las mesas muy cerca entre ellas, porque no hay nada más molesto para un cliente que tener que subir el volumen de su voz para no escuchar lo que hablan los de la mesa de al lado.

Y ahora sí, sube el volumen: “Bares que lugares, tan gratos para conversar” 


No hay comentarios :

Publicar un comentario

¿Te ha resultado interesante?