viernes, 10 de noviembre de 2017

¿Desaparecerá algún día la factura de la calefacción?

(Casas que se calientan con un secador. Hablamos de Passivhaus)


Casas que se calientan con el calor de sus habitantes; viviendas en las que no es necesario abrir las ventanas, o donde la factura de la luz y el gas es cosa del pasado. ¿Es magia del futuro? ¡No, es una realidad y se llama Passivhaus!

La semana que viene, del 16 al 18 de noviembre, se celebra en Sevilla la 9º Conferencia Passivhaus con el objetivo de dar a conocer entre la población las ventajas de este tipo de edificación, entre las que cabe destacar la importante reducción de las emisiones de CO2 a la atmósfera. Y es que no debemos de olvidar que, sólo en Europa, los edificios son los responsables del 40% de las emisiones de gases de efecto invernadero.
En un momento en el que el Cambio Climático cada vez está más presente (sequía en España, lluvias torrenciales en Grecia, huracanes en EEUU…) parece fundamental reflexionar sobre otras formas de construir y vivir.

¿Qué es un edificio Passivhaus?

Passivhaus (del alemán casa pasiva, y en inglés passive house standard) es un estándar para la construcción de viviendas. No hablamos de un estilo de construcción en concreto (es posible su aplicación en cualquier tipología de edificio y diseño) sino de una forma de construir en la que el aislamiento térmico, el control de infiltraciones y la calidad del aire interior son pilares, y donde el aprovechamiento de otras energías alternativas como el sol, contribuyen a la reducción de la factura energética hasta convertirla en inexistente. "Los edificios Passivhaus consiguen reducir en un 75% las necesidades de calefacción y refrigeración. La poca energía suplementaria que requieren se puede cubrir con facilidad a partir de energías renovables, convirtiéndose en una construcción con un coste energético muy bajo para el propietario y el planeta", afirman desde la Plataforma Passivhaus en España.

Los cinco pilares del edificio Passivhaus serían:
1) Un excelente aislamiento térmico.
2) Ventanas y puertas de altas prestaciones.
3) Ausencia de puentes térmicos
4) Hermeticidad del aire
5) Sistema de ventilación mecánica con recuperación del calor

Para que un edificio sea  Passivhaus debe ser certificado. Por eso, en ocasiones, en lugar de hablar de Passivhaus hablamos de Edificios de  Consumo de Energía Casi Nula o nZEB (por sus siglas en inglés).

¿Hay edificios nZEB en España?


La respuesta es sí. Aunque hay menos de los que nos gustarían, la verdad es que en los últimos años se han comenzado a construir más y no sólo para uso institucional, ya hay edificios residenciales que apenas consumen energía –con gran satisfacción de sus usuarios–.

El primer bloque de viviendasPassivhaus en España está en Navarra y sus usuarios tan sólo necesitarían la potencia de un secador para calentar dos viviendas. Y pronto habrá muchos más. Para 2020 todo edificio de viviendas que se construya en la UE deberá ser nZEB. Los edificios públicos deberán cumplir estos requisitos para 2018.