viernes, 15 de diciembre de 2017

Estas navidades regálate un buen aislamiento para tu hogar



(Además de ahorro, aislar nuestra vivienda tiene muchos más beneficios como el confort o el cuidado medioambiental)



No esperes a que la próxima semana te toque la lotería, porque como siempre decimos mejorar la eficiencia energética de tu hogar no es un gasto sino una inversión. Una inversión que traerá aparejadas muchas más ventajas que el simple ahorro económico.

Es cierto que jugando con los números es mucho más fácil que nos concienciemos de la importancia de dotar a nuestras casas de un buen sistema de aislamiento que nos ayude a economizar en el mayor gasto de nuestra factura energética, la climatización, ya sea para calentar en invierno o para enfriar nuestro hogar en verano.

El dato no es nuevo, pero no nos cansamos de repetirlo. Está más que demostrado que por cada euro invertido en aislamiento se obtienen 7 euros de ahorro con un periodo de retorno de entre 4 y 8 años. Y es que, “abrigando” nuestras paredes, techos o suelos podemos ahorrar hasta un 60% en costes energéticos.

 Por cada euro invertido en aislamiento, obtendremos 7 vía ahorro. Foto @URSA

Pero como decimos, además de ahorro, el aislamiento conlleva muchas otras ventajas, como el confort térmico y acústico conseguido, la calidad del aire interior o la ausencia de humedades que nos amarguen el invierno. Además, si vives en una gran ciudad, muy posiblemente estés preocupado por los altos índices de contaminación que nos acompañan estos días. 

Desde un punto de vista sostenible, un buen sistema de aislamiento puede conllevar un ahorro de energía anual de 16 millones de toneladas menos de gas de combustión. En un plazo de más de 60 años, esta solución supondría una reducción de emisiones de más de 110 millones de toneladas de CO2 y 35 mil millones de litros de gasóleo de calefacción. 

El aislamiento es la mejor medida para ahorrar dinero en nuestro hogar foto @URSA

Es el momento de no pensárselo y aprovechar la paga extra para poner nuestro hogar al día. Además del aislamiento, que es la medida más efectiva para conseguir todas estas ventajas, puedes apostar por otras obras más pequeñas y que también ayudarán a tus objetivos. Por ejemplo, sellar grietas y huecos por los que pueda entrar el frío es una buena opción. También lo es la sustitución de la vieja caldera o la instalación de ventanas con rotura de puente térmico o doble acristalamiento o, al menos, colocar burletes adhesivos en las que tenemos.

Si Papá Noel o los Reyes Magos tienen el presupuesto más flojo que nuestros bolsillos, también podemos pedirles paneles reflectantes en la parte trasera de los radiadores.

Hay soluciones para todos los presupuestos, lo más importante es que preparemos nuestros hogares para tener una mayor calidad de vida en ellos y, al mismo tiempo, contribuir a que todos vivamos en un medioambiente mejor.