viernes, 11 de mayo de 2018

Dime que humedad sufres y te diré qué problema tienes

(Tipos de humedad en el hogar) 



Las humedades en el interior de las viviendas son uno de los problemas más habituales a los que se enfrentan los españoles. De hecho, cada año aumenta más la demanda de servicios de reparación de este tipo de problemas. 

Sin ir más lejos, mis propios padres lo sufren en su chalet del pueblo. Una construcción nueva (no tiene ni 10 años), pero mal acondicionada y con materiales de baja calidad, que les ha acarreado infinidad de problemas desde que se hicieron con él. 

El porche que da al jardín de la vivienda presenta “cada martes y cada jueves” una antiestética mancha de humedad y aunque el sentido común nos dice que su solución pasa por mejorar el aislamiento, como ocurre con todo problema, para ofrecer la solución más correcta es fundamental realizar un diagnóstico –que correrá siempre a cargo de profesionales–.

Y es que no hay un sólo tipo de humedad, para nuestra desgracia... Hay varios tipos y responden a problemas muy concretos:

* Por condensación superficial. Se produce por la transformación del vapor de agua –que genera la actividad propia en el interior de la vivienda– en agua líquida al entrar en contacto con una superficie fría, por ejemplo, una pared insuficientemente aislada. La diferencia de temperatura provoca la aparición manchas por la cara más cálida. Es la que se produce en invierno, debajo de las ventanas cuando éstas no están correctamente aisladas e instaladas.


* Por condensación intersticial. Es un fenómeno de condensación que se produce en el interior de un material debido a una brusca caída de temperatura entre uno de sus lados y el otro. Es un problema típico de aquellos materiales aislantes que no resisten en flujo de difusión de vapor, lo que lleva a un elevado riesgo de saturación (humedad) cuando todo ese vapor alcanza la cara fría del aislante. La barrera de vapor nos evitaría este problema... siempre que se instale correctamente. 

* Por capilaridad. La capilaridad es una propiedad de los líquidos que les permite alcanzar cierta altura cuando están en el interior de conductos de pequeño diámetro. Las humedades por capilaridad suelen aparecen siempre en las partes bajas de muros y tabiques de sótano o planta baja insuficiente o nulamente aislados. Para que aparezca no es necesario que el inmueble esté cerca del agua o se produzca una avería. En ocasiones la propia humedad del terreno que rodea al edificio, al no encontrar una barrera que detenga su ascenso, sube y llega a impregnar las paredes.

* Por filtración (o meteórica). Este tipo de humedades aparece en zonas de la vivienda con una muy mala o inexistente impermeabilización. La rotura de una tubería o la propia lluvia acumulada sobre un tejado mal acondicionado o con un deficiente sistema de drenaje puede ocasionar este problema. Son las famosas goteras.

Ahora les va a tocar esperar a ver qué les dice el perito y qué soluciones les ofrece.

lunes, 7 de mayo de 2018

Un año más (lamentablemente) volvemos a hablar de Pobreza Energética



(La Asociación de Ciencias Ambientales presenta su IV Estudio con datos descorazonadores)

Hay temas recurrentes en este blog. El ahorro energético, la sostenibilidad que aportan algunos materiales de construcción a los edificios en los que se instalan, el aislamiento, la acústica o el confort, son asuntos que tratamos de forma habitual en este espacio virtual. 

Pero además, por estas fechas y desde hace años hay un artículo que siempre escribimos con algo de pena y asombro. Coincide con la presentación de los informes que sobre Pobreza Energética realiza la Asociación de Ciencias Ambientales (ACA). Y aunque nos gustaría un año faltar a esta cita, de momento es imposible.

 2,8 millones de hogares tienen problemas para afrontar la factura energética de sus hogares. Foto @cpaccomunicacion

Y es imposible porque nuevamente el IV estudio sobre Pobreza Energética de la ACA arroja unos datos escalofriantes. En pleno siglo XXI nos parece inconcebible que alguien tenga que elegir entre poner la calefacción o comer, pero así es. El pasado año, casi siete millones de personas (un 15% de la población) sufrieron temperaturas inadecuadas en sus hogares.

Estas temperaturas inadecuadas son el resultado de no poder poner la calefacción por no poder afrontar el recibo de luz o gas. Otro dato. 2,8 millones de personas en nuestro país no han podido, en al menos dos ocasiones, hacer frente a ella.

Con temperaturas más benignas que nuestros socios europeos, estamos en lo más alto del ranking de países con más personas en situación de pobreza energética. Y esto es un claro resultado de otro ranking inversamente proporcional. Somos uno de los países de la UE que menos rehabilita energéticamente, ni aísla convenientemente sus hogares. 

Así lo recoge el propio estudio, que aborda una serie de medidas y recomendaciones frente a la pobreza energética, con el foco puesto en la priorización de las medidas de tipo estructural en combinación con medidas paliativas, fomentando medidas como la rehabilitación energética de los edificios, la información, formación y empoderamiento de la ciudadanía, la necesidad de mejorar las fuentes de datos para la medición o de ahondar en la relación dual que existe entre la salud y la pobreza energética.

Nosotros no nos olvidamos del aislamiento, la intervención más eficaz para reducir el consumo de energía empleado en climatización con el consiguiente ahorro en la inexorable factura de cada fin de mes.

Si hay que apostar por ayudar a personas en situación de pobreza energética, es mucho mejor apostar por el aislamiento de sus hogares que por subvenciones a sus facturas. Será una solución mucho más eficaz, rentable y duradera.

Por cierto, podéis uniros al Crowfounding organizado por ACA para recaudar fondos que les permitan continuar trabajando en esta importante labor de concienciación social.

lunes, 23 de abril de 2018

Cuando los materiales de construcción nacen en el laboratorio



(Una nueva resina ligante para lanas minerales de la empresa URSA es ejemplo de cómo la financiación Europea y el esfuerzo innovador logra notables resultados)



La idea de escribir el artículo que estás leyendo nació de una invitación. En mi mesa encontré una convocatoria del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial para asistir a la jornada FEDER: una manera de hacer Europa, en la que se presentaron algunos de los proyectos apoyados en la Comunidad Autónoma de Madrid.

Y entre las empresas participantes, una del sector de los materiales de construcción URSA, que participaba junto a las empresas Pharmamar, Lallemand y el grupo Codorniú Raventós para presentar diversos proyectos tecnológicos que han obtenido financiación del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) por medio del Programa Operativo Plurirregional de España (2014-2020).



Las otras dos empresas, ajenas al sector de la construcción, presentaron dos proyectos. uno enológico, otro médico (oncología) y cuando le llegó el turno a URSA, lo primero que hicieron fue advertir: “Ahora vamos a hablar de algo que no se ve, un proyecto que a primera vista no tiene tantos beneficios o no tan palpables como los que se han presentado aquí, pero que tiene muchísima importancia”.

Y es que la estrella invitada de la jornada era la nueva resina ligante renovable empleada para la fabricación de la lana mineral URSA PUREONE, que ya se ha lanzado al mercado en Alemania. El proyecto ha sido parcialmente financiado por el Ministerio de Economía, Industria y Competitividad, a través del CDTI y los Fondos Europeos FEDER. 



Lo más destacable de este proyecto es que esta resina ligante se fabrica con materias primas renovables de origen vegetal, como el almidón o el ácido cítrico, sustituyendo a los ligantes acrílicos de origen petroquímico que se usaban anteriormente. Por todo ello, estas nuevas resinas ligantes son de muy baja huella ambiental.

Y es que hoy en día, las empresas fabricantes están realizando una fuerte apuesta por la tecnología para no sólo mejorar la calidad de sus productos, sino para hacerlos mucho más sostenibles.



Esta resina ligante es un estupendo ejemplo. Para su desarrollo de esta se han empleado más de dos años de intenso trabajo en los laboratorios de la compañía y en institutos de investigación colaboradores, entre ellos el Instituto de Ciencia y Tecnología de Polímeros del CSIC y la Universidad Carlos III de Madrid, con el objetivo de crear y evaluar nuevas composiciones ligantes. 

Además se han realizado numerosas pruebas piloto en la fábrica de URSA en Alemania para entender el escalado de las nuevas resinas y medir las propiedades de los productos de lana mineral obtenidos.

El resultado del proyecto es una lana mineral aislante con altas prestaciones aislantes y mecánicas, muy sostenible y que no desprende compuestos orgánicos volátiles, por lo que mejora la calidad del aire interior que los ciudadanos respiran en el interior de sus hogares u oficinas. 

También es muy de agradecer el apoyo de organismos, españoles y europeos a este tipo de proyectos. El CDTI ha gestionado en el periodo 2014-2020, una ayuda del Programa FEDER de 862 millones para toda España. Como afirmó su director General, Francisco Marín, lo más positivo de estos fondos es el papel crucial que tiene la I+D en la mejora de la calidad de vida de nuestra sociedad.


 

lunes, 16 de abril de 2018

Un año más celebramos el Día Internacional de la Concienciación sobre el ruido... con ruido

(Y te contamos qué hacer para frenarlo)


El próximo 27 de abril se celebra el Día Internacional de la Concienciación sobre el Ruido, una fecha que nos debería de ayudar a ser cada vez más conscientes del ruido que rodea nuestro día a día.
De hecho, mientras escribo esta entrada, en el piso de arriba un operario golpea con saña los tabiques del baño (vamos, que están de obras) y ese sonido "celestial" no cesa; es una constante que me acompaña desde hace una semana de 8:30 a 18:00 horas. Así, sin respirar.


Pero ser consciente de este ruido constante y molesto es sencillo, no tiene mérito, al fin y al cabo que le tiemblen hasta los bigotes al gato da una idea del jaleo que tenemos.  Sin embargo, darnos cuenta de la cantidad de sonidos que nos rodean y que exceden con mucho los decibelios recomendados es más difícil. Es más, ¿sabías que España es el 2º país más ruidoso del mundo? Sólo Japón nos supera en contaminación acústica. 
¿Y dónde está el ruido, que yo no lo veo (que diría aquel)? Pues realmente está en todas partes: las conversaciones de los vecinos, el zumbido del tráfico o de los electrodomésticos, la música de los bares, el ladrido de los perros... ¿queréis que siga?  El problema no es tanto que estemos rodeados de sonidos, como que estos excedan los decibelios recomendados; ¡ahí es donde comienzan los problemas de salud para nosotros!

Niveles de ruido (fuente:abogado del ruido)

¿Y qué podemos hacer para combatirlo? Huir es complicado, o te vas a lo más profundo del desierto donde no haya un alma viviente o siempre estás expuesto a él. Sin embargo, siempre se pueden tomar medidas para paliarlo y mejorar nuestra calidad de vida. Por ejemplo, aislar.

Desde Zona Confort hemos abordado las mejores soluciones para reducir el ruido y ganar confort acústico y aquí os dejamos una selección de artículos. ¡Disfrútalos en silencio!

1) Vecinos molestos y otros ruidosEs una de las quejas más habituales entre los españoles: escuchar los molestos ruidos de los vecinos. Te contamos cómo evitarlos.
2) ¡Silencio, bebé durmiendo! ¿Esperas un nuevo inquilino en casa? En esta entrada te contamos cómo preparar la habitación del bebé con criterios de eficiencia energética y confort acústico. ¡Y además empiezas a ahorrar para la universidad!
3) Mucho ruido y poca música.  ¿Eres un amante de la música? ¿Tocas con tus amigos en un grupo? ¡Esta es tu entrada! Zona Confort te cuenta la mejor manera de aislar tu local de ensayo y así no molestar a los vecinos.
4) Bares, que lugares tan gratos para conversar... si puedes. Hablamos de confort acústico en locales de ocio y restaurantes. ¡Seguro que te sientes identificado!

sábado, 7 de abril de 2018

¿Cuáles son los impedimentos que nos frenan en la rehabilitación energética de edificios?

Un estupendo artículo de Adelina Uriarte, Presidenta de PEP nos hace reflexionar sobre ello


Hace unos días, el diario El Economista publicaba un excelente artículo firmado por Adelina Uriarte, Presidenta de la Plataforma de Edificación Passivhaus (PEP), sobre los impedimentos para avanzar en materia de eficiencia energética.

En él, la presidenta de la Plataforma PEP comienza afirmando que es posible vivir consumiendo mucha menor energía y que el hecho de que no lo hagamos conlleva problemas graves como la pobreza energética de muchísimas familias o el deterioro medioambiental.
 
Uriarte señala al sector de la edificación como responsable (al menos en un 40%) de esta situación y señala que pese a contar con unas directivas muy claras de la Unión Europea, en España no estamos haciendo los deberes para trasponer la normativa que viene de Bruselas tal y como se nos exige.
Y la crítica de la autora no puede estar más justificada, porque sólo ahora, cuando vemos las orejas del lobo (en forma de multa) asomar, es cuando empezamos a movernos tímidamente. Oigan, no se apuren, si no hay prisa. Ya si eso para 2050 comenzamos a plantearnos qué planeta queremos dejarles a nuestros hijos.


¿Qué necesitan los edificios para ser considerados EECN?

La autora cita también la definición de Edificio de Consumo Casi Nulo (ECCN) como aquel que "satisfaga los requisitos mínimos que en cada momento se determinen en el Código Técnico de la Edificación". Y como ya les hemos dicho en repetidas ocasiones es una definición que no conduce a nada o a muy poco. ¿Sólo el cumplimiento del CTE? Pues como dice Adelina Uriarte, “El resultado es ambiguo, inexacto y claramente insuficiente.”

PEP plantea y nos sumamos a ello necesidad de que se modifique esta no definición de ECCN y que se ajuste al estándar Passivhaus, uno de los más exigentes del mundo y con el que puede llegar a reducirse el consumo de energía hasta un 90%. Las claves ya las hemos enumerado también en varias ocasiones:
  • Un buen aislamiento térmico con el espesor adecuado
  • Evitar los puentes térmicos
  • Ventanas de altas prestaciones
  • Hermeticidad al aire exterior
  • Ventilación mecánica con recuperación de calor de alto rendimiento

Pero lo que más nos ha llamado la atención es la fuerte crítica a algunos colegios y profesionales que no avanzan hacia una edificación más eficiente y menos contaminante. Bravo PEP por no tener pelos en la lengua a la hora de poner de manifiesto todos estos factores que nos impiden dar pasos adelante. Porque como ellos concluyen: “Mañana puede ser tarde”.