viernes, 18 de mayo de 2018

¿Son saludables las oficinas en las que trabajamos?



(9 ideas clave sobre las que debemos reflexionar)


Como nos gustan tanto las palabras en inglés en nuestro sector, hoy vamos a escribir sobre “Wellbeing” que uno de esos términos de moda de los últimos meses y que lo hemos empezado a utilizar en lugar de “bienestar” que tan buenos servicios como palabra nos ha prestado siempre. 

Pero es que también hoy vamos a hacer referencia al “Workplace Trends”, es decir un Congreso en el que se debaten las principales tendencias en nuestros lugares de trabajo, que ha tenido lugar en Copenhague. 



Allí ha estado presente la empresa Aire Limpio que nos traslada las siguientes ideas fundamentales:

EXISTE UN PROBLEMA SERIO
Las empresas que ocupan las oficinas son conscientes que tienen un problema muy serio de falta de compromiso, contento laboral y productividad, situación que lastra severamente sus cuentas de resultados. Algunos estudios como
Gallup cifran que sólo un 13% de los trabajadores está activamente comprometidos.

IT ́S A BIG, BIG DEAL!
Sólo en la economía americana esto supone un impacto entre los $ 480.000.000.000 y los 500.000.000.000 anuales.

LA SOLUCIÓN PASA POR LAS PERSONAS Y POR LAS OFICINAS
Las soluciones no son fáciles de implementar e indefectiblemente pasan por poner a las personas en el centro de las cosas. Las oficinas, el entorno físico donde se realiza el trabajo es un factor muy importante en la ecuación. El impacto positivo que pueden tener las oficinas es de una gran magnitud. Se considera clave todo lo relacionado con la mejora de la experiencia del trabajador.
.
LA TRAMPA DEL DISEÑO
Los arquitectos presentes hablaron de "la trampa del diseño". Verbalizando que el diseño no puede vivir de espaldas a esta situación y que este no sólo debe entrar por la vista, sino que tiene que contribuir a que las cosas funcionen bien. Los equipos de diseño todavía no han interiorizado plenamente el gran impacto que tienen todos los factores relacionados con la calidad ambiental del edificio (especialmente aire y ruido).

NECESITAMOS MEDIR
Cada día hay una tendencia más fuerte por medir "worker experience" y disponer de información objetiva que ayude a las empresas a tomar las decisiones adecuadas:

En los últimos años han aparecido empresas, la más conocida es Leesman Index, que miden el grado de la experiencia laboral de organizaciones, edificios, etc. Las conclusiones y datos obtenidos están influyendo ya en la organización del trabajo y en el diseño y gestión de los inmuebles.

La idea básica es saber de la forma más objetiva posible si nuestras oficinas cumplen con su tarea primordial que no es que la gente se siente a trabajar, sino que éstas sean una herramienta para el fomento de la productividad y el alineamiento de los trabajadores. 

 Edificio de oficinas de la empresa SENER foto @CPACComunicación

EL EDIFICIO SANO ES UN VALOR EN ALZA
Una de las conclusiones más evidentes de este proceso es todo lo relacionado con la salud y el bienestar. Pocas cosas alinean y motivan a una plantilla como la propuesta de valor del “edificio sano”. Esto explica por qué la implementación de programas de salud y bienestar en las empresas está creciendo tanto.

EL EMPLEADO FELIZ ES MÁS PRODUCTIVO
Las tendencias más actuales en gestión de RRHH van en la dirección de buscar más que el empleado satisfecho, el empleado feliz. La información obtenida en los distintos índices de "worker experience" confirma que el trabajador feliz se traduce en un 12% de incremento en productividad.

 Oficinas del Colegio de Arquitectos de Madrid Foto @COAM

LA CALIDAD DEL AIRE AFECTA A LA PRODUCTIVIDAD
La relación entre calidad de aire interior y entornos más productivos está totalmente probada. Estudios llevados a cabo en casos reales (no trabajos de campo) se sitúan en una horquilla de productividad entre el 8% y el 10%.

Además la calidad del aire tiende a afectar la productividad en todos los ámbitos en el sentido que influye, además de la salud, en la capacidad para pensar de manera concentrada y creativa.

EL DISEÑO ES CLAVE
No sirve de nada diseñar oficinas en las que solo el 30% de los trabajadores estén comprometidos. En la falta de alineamiento de los trabajadores, la gestión y la cultura de la empresa pesan mucho, pero el diseño de los espacios también, “algo se está haciendo mal por parte de los diseñadores”.