viernes, 22 de junio de 2018

Las obras son para el verano (como las bicicletas)

(5 razones para reformar tu casa con el buen tiempo)




El pasado jueves 21 estrenábamos (¡por fin!) el verano. Este año el calor se ha hecho de rogar, pero cuando ha entrado lo ha hecho con mucha fuerza. Y claro, con el calor vuelven las chanclas, las bermudas, las camisetas de tirantes, los helados y, como no, ¡las obras!
Sí, el período estival es el momento preferido por los españoles para hacer reformas en sus casas, ¿por qué? ¿para chafarle la siesta a sus vecinos? ¡No! Por sorprendente que parezca existen razones para hacer las obras en verano y son muy buenas. 

Nosotros te damos 5:

1) Hace calor. Sí, suena a obviedad, pero el sol y las altas temperaturas hacen que el cemento, el yeso o la pintura (entre otros) se sequen más rápido, acortándose los tiempos de ejecución de la obra y ahorrando así tiempo y dinero en mano de obra,

2) Tenemos más horas de luz. Que el sol brille fuerte y radiante durante más horas al día no sólo nos pone de buen humor, además permite alargar las jornadas de trabajo y facilita la realización de trabajos al aire libre: reforma de la fachada, trabajos en la cubierta, mejoras del jardín, etc.

3) Estamos de vacaciones. Parece mentira, pero hay personas que prefieren trabajar a descansar. En vacaciones tenemos más tiempo libre para planificar la reforma, comparar presupuestos, visitar establecimientos para elegir los materiales... Además, si tenemos que abandonar la vivienda, siempre es más sencillo hacerlo durante nuestras vacaciones. Así no alteramos nuestra rutina del día a día.

4) Menos vecinos. En verano, sobre todo en Agosto, las ciudades se quedan vacías –hay mañanas en que creo que ha ocurrido un Apocalipsis zombi–. ¡Mejor para ti! Menos vecinos es igual a menos quejas por el ruido, el polvo o el desorden.

5) Mejor para los trabajos al aire libre. El buen tiempo y la escasez de lluvias también favorece la realización de los trabajos en el exterior. Podemos reformar el jardín o pintar la fachada sin miedo a que una semana de lluvias torrenciales de al traste con todo nuestro esfuerzo.

A la hora de planificar una reforma recuerda que:

  • Siempre debes de buscar profesionales acreditados. Lo barato te puede salir caro si luego necesitas arreglar todo lo que hayan dejado con desperfectos.
  • Solicita más de un presupuesto. A ser posible tres, así podrás comparar y optar por la mejor opción para tu bolsillo.
  • Deja el presupuesto cerrado, con fecha de inicio y fin, y todo lo que debe hacerse en casa. ¡Intenta no llevarte sorpresas después! 
  • Se un buen vecino y avisa al resto de los inquilinos.
  • Infórmate sobre si necesitas algún tipo de licencia de obra.
  • E intenta beneficiarte de los planes Renove que suelen promover los gobiernos regionales.