miércoles, 30 de enero de 2019

¿Vives en un edificio enfermo?



Enfermedades respiratorias, falta de concentración o problemas de visión son algunos de los síntomas


¿Te gotea la nariz, pero no estás acatarrado?, ¿te cuesta concentrarte y no sabes por qué?, ¿has tenido últimamente problemas de ojos? Puede que vivas o trabajes en un edificio enfermo. El síndrome del Edificio Enfermo fue reconocido como enfermedad por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 1982 y hace referencia a un edificio que causa problemas físicos en las personas que habitan o trabajan en él y que remiten cuando lo abandonan.

Las personas afectadas presentan síntomas indeterminados, similares a los del resfriado común o a los de las enfermedades respiratorias (dolores de cabeza, congestión nasal, goteo de nariz, estornudos, problemas de visión o en la piel, de garganta, dificultad para memorizar o concentrarse, mareos).

 Permanecemos muchas horas en edificios herméticos sin ventilación foto@URSA

Muchos edificios, sobre todo de oficinas, están herméticamente cerrados por lo que ventilar no es una opción. En ellos es prioritario asegurarse de la calidad del aire interior. En este tipo de edificios el aire entra a través de un dispositivo centralizado que lo redistribuye por conductos a las diferentes estancias. 

Este aire, que en ocasiones circula sin renovarse una y otra vez, acumula microorganismos, se contamina con óxido depositado en las áreas de distribución, gases químicos, bacterias, humos, polvo, moho, hongos, insectos y escombros del interior de las paredes.

Muchas veces estos problemas vienen derivados de no haber instalado conductos de climatización o ventilación adecuados. Los conductos de climatización de URSA suman a su excelente absorción acústica, su seguridad frente al fuego y su eficiencia energética, los su capacidad de garantizar la calidad del aire que respiramos.


Gracias a la nueva tecnología TERRA con la que están fabricados y a su composición, estos conductos de lana mineral de origen 100% natural, han sido reconocidos con el Sello A+, que certifica su contribución a la calidad del aire interior y a la creación de un entorno saludable en el que vivir, trabajar o disfrutar de nuestro tiempo libre.

Es una opción recomendable para hacer que la salud prevalezca por encima de otros intereses materiales o económicos.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

¿Te ha resultado interesante?