martes, 5 de marzo de 2019

El instalador, un profesional que merece un reconocimiento


(En el #DíadelaEficienciaEnergética reclamamos su papel para lograr edificios más eficientes)


Todos los profesionales del sector de la edificación, en mayor o menor medida, han pasado unos años muy duros con una crisis que se ha hecho eterna y en la que no se vislumbraba el final.
Pero si hay una profesión dentro del sector que ha sufrido profundamente el azote del desempleo y la precariedad laborar por el fuerte bajón de la actividad, hay sido la de los instaladores.
Ahora, que atisbamos un repunte (que esperamos que se consolide), se ha hecho patente que el entorno laboral del sector de la edificación ha quedado envejecido y con carencia de puestos de trabajo cualificados. Es el momento de sentar las bases de un nuevo sector profesionalizado para el futuro más inmediato.


Este compromiso de profesionalización es el que ha llevado a la Asociación AISLA a redactar y difundir un manifiesto con el que pretende recabar apoyos al reconocimiento profesional del instalador en nuestro sector.
AISLA cree que este reconocimiento es importante porque favorece a todos los estratos del sector de la construcción, sin efectos adversos en ninguno:
  • Favorece al sector de los instaladores, reconociendo y poniendo en valor los esfuerzos invertidos en formación y calidad de empresas y profesionales, ayudando a reducir la siniestralidad laboral mejorando la seguridad e higiene en el trabajo, limitando la competencia desleal y dando prestigio, continuidad y respaldo a un sector formado en la mayoría de los casos por PYMEs, microPYMEs y autónomos.
  • Favorece al sector de los fabricantes, asegurando que sus productos son trasladados, manipulados, transformados e instalados en obra por manos formadas y expertas, garantizando así las prestaciones de diseño. Además, respalda y potencia los avances en I+D+i de los fabricantes que cada vez requieren más cualificación y especialización en obra.
  • Favorece al sector de la construcción en general, aumentando la calidad de la edificación, garantizando el cumplimiento de las nuevas exigencias del CTE, reduciendo la economía sumergida, atrayendo y reteniendo el talento, haciendo laboralmente atractivo el sector y facilitando el futuro profesional y el relevo generacional en la construcción.
  • Favorece al usuario final cada vez más exigente, garantizando que los productos y sistemas constructivos quedan bien instalados, y asegurando así las prestaciones de diseño del edificio en cuanto a seguridad, salubridad, eficiencia energética, durabilidad y confort.
  • Favorece al medioambiente porque la correcta instalación mejora la eficiencia energética en la edificación, reduce los residuos en obra y garantiza su correcta gestión, alarga la vida útil de las soluciones, favoreciendo la construcción sostenible.


Los objetivos que han llevado a la asociación profesional a promover este manifiesto son:
  • Impulsar la formación reglada agilizando y contribuyendo al desarrollo de nuevas titulaciones de instalación en edificación en el INCUAL, e incentivando a las Comunidades Autónomas y a los centros de formación a impartir las que ya existen.
  • Impulsar los cursos de especialización como itinerario alternativo a la formación reglada.
  • Impulsar la modalidad de formación dual, facilitando la inclusión de estos programas en las PYMEs y microPYMEs.
  • Impulsar la formación continua dentro de las empresas instaladoras.
  • Impulsar los certificados de profesionalidad a través de la acreditación por competencias y la formación para el empleo.
  • Impulsar las certificaciones de calidad, los sellos de homologación, los carnets de instalador y las acreditaciones de las empresas de instalación, y fomentar la creación de nuevas certificaciones para sectores de instaladores que aún no disponen de certificaciones de calidad específicas de su actividad.
  • Implementar el seguro trienal, ya que aseguradoras y OCT’s valorarán positivamente la profesionalización del instalador.
  • Valorar al instalador profesional en la contratación pública, incorporando siempre en los criterios de adjudicación requisitos de cualificación y experiencia del personal adscrito al contrato que vaya a ejecutar el mismo.
  • Recoger la figura del instalador profesional en el Código Técnico de la Edificación, desarrollando los requisitos que debe cumplir el instalador e incorporando exigencias que garanticen la correcta instalación y el mantenimiento de las prestaciones.


URSA ya ha expresado su apoyo al manifiesto y tú también puedes sumarte descargando el Formulario deAdhesión en PDF y devolviéndolo firmado a aisla@aisla.org, o bien completando el Formulario on-line disponible también al final de este texto.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

¿Te ha resultado interesante?