viernes, 15 de febrero de 2019

¿Por qué debemos aislar térmicamente la cubierta?


Ahorro económico y eficiencia energética son las claves


Cuando hablamos de aislamiento térmico inevitablemente pensamos en paredes (fachada, tabiques, particiones interiores...) pero en muy pocas ocasiones nos viene a la cabeza la cubierta. Es más, en la gran mayoría de las ocasiones pensamos que con impermeabilizarla correctamente para evitar filtraciones, goteras u otros problemas molestos es suficiente, sin embargo pocas veces tenemos en cuenta la importancia que tiene el aislamiento térmico en esta parte del edificio. Pero, ¿y si te dijera que cerca del 30% del total de la energía que se consume en un inmueble se va, literalmente, por el tejado? ¿Y que gran parte de la responsabilidad de que esto ocurra, sucede por la ausencia de un buen aislamiento térmico?


El aislamiento térmico contribuye a mejorar la eficiencia energética en la vivienda al minimizar la pérdida de energía por la envolvente. Además, su correcta instalación garantiza la ausencia de otras molestas patologías como la aparición de humedades y moho, que pueden causar enfermedades respiratorias, alergias, etc. Al instalarlo en la cubierta del inmueble obtenemos una serie de ventajas extra que van más allá de la impermeabilización:

  • Ahorro energético. Abordando correctamente el aislamiento de la envolvente del edificio (cubierta, fachada, suelos, puentes térmicos...) podemos ahorrar hasta un 75% del consumo de energía total del edificio. De esta manera se mejora su eficiencia y se reducen las emisiones de gases contaminantes.
  • Ahorro económico. El gasto destinado al correcto aislamiento térmico de la cubierta debería ser interpretada como una inversión, ya que en un espacio de tiempo relativamente corto, queda compensada por el ahorro en las facturas de la vivienda. Estudio realizados muestran como 1€ invertido en aislamiento produce hasta 7€ de retorno.
  • Confort interior. Al instalar el aislamiento térmico en la cubierta de un edificio estaremos contribuyendo al control de la temperatura en su interior y mejorando el confort de sus habitantes. En invierno, al evitarse las pérdidas de energía, se mantendrá la temperatura interior de manera constante y agradable. En verano, se evitará el sobre calentamiento en el interior del inmueble. 
  • Salud. Aunque la impermeabilización de la cubierta evita la aparición de goteras y humedades por filtración, no logra eliminar la posibilidad de que aparezcan manchas de moho por efecto de la condensación, ya que estas tienen que ver con el contraste de temperatura entre el exterior y el interior. La instalación de aislamiento térmico evita la aparición de esta patología al generar una envolvente constante y sin rotura de puente térmico.

Sin embargo, para garantizar las prestaciones del aislamiento térmico es muy importante contar siempre con el asesoramiento de profesionales especializados, además de seguir los consejos del fabricante tanto para su instalación como para su mantenimiento.